02 DEC 2014 | E-COMMERCE

Modelos de almacenamiento para el e-commerce

El modelo de almacenamiento que se tenga, determinará el proceso de selección, empaquetamiento y envío de productos de un negocio.

 

Los modelos de almacenamiento más comunes que desarrollan los negocios de e-commerce, son los siguientes:

Centros de distribución tercerizados: Su operación es centralizada en un punto de distribución de un tercero, lo que permite minimizar inversiones, variar los costos, y reducir impactos operativos. La desventaja de éste es que implica ceder control y, al haber alternativas limitadas, puede traducirse en un costo operativo significativo.

Centros de entrega dispersos: Son ideales para compañías que inician una operación online y cuentan con tiendas físicas (estrategia de comprar en línea y recoger en otra ubicación). Otra de sus ventajas es que permite evitar costos de envío, sin embargo requiere de un control significativo de inventarios en cada uno de los centros de entrega.

Buildtoorder” (hecho a pedido): Es un modelo que implica producir el bien sólo una vez que se ha recibido la orden por parte del cliente. Aquí se necesita de un enfoque integral que coordine a los diferentes participantes en la cadena para evitar ineficiencias o redundancias en el proceso.

Asociaciones: Se presentan como un modelo de almacenamiento común. Este no cuenta con inventario, tiendas o incluso marca propia. Una ventaja de éste es que evita inversiones, pero una gran desventaja es que el negocio no tiene el control operacional, lo cual puede tener implicaciones en la eficiencia y estandarización del servicio.

Digital o virtual: Este modelo de almacenamiento sirve, tanto para productos digitales como virtuales. Aquí, el almacenamiento es en un servidor, donde el cliente descarga el producto directamente en el sitio, por ejemplo, un banco de imágenes. Para este tipo de modelo, es necesario considerar la infraestructura adecuada (para almacenamiento y transferencia).

Centros de distribución dedicados: Presentan una operación centralizada, lo que se traduce en la implementación de un centro de distribución propio. Estos modelos implican inversiones iníciales significativas, pero reducen el costo por manejo de inventarios y además de permitir agilizar las entregas.

En un centro de distribución dedicado se llevan a cabo labores de selección y empaquetamiento que pueden variar de acuerdo con la naturaleza del producto.

La principal premisa para el proceso de selección es conocer al detalle los perfiles de las órdenes con base en la mezcla de productos, tamaños, línea de producto por orden, frecuencia, etc. Posteriormente se deben definir elementos tales como:

- Ubicación de los productos: Ubicar los productos de mayor demanda en posiciones de fácil acceso y bajo riesgo.

- “Layout” (distribución) del almacén: Definir el “layout” para minimizar tiempos de desplazamiento y maximizar eficiencia.

- Automatización de procesos: Evaluar el uso de equipo automatizado (compartimentos, equipo de transporte, etiquetado, etc.) en función del volumen (bajo volumen implica baja eficiencia en costos).

Fuente: Guía Práctica para el Desarrollo de Plataformas de Comercio Electrónico en América Latina, estudio comisionado por Visa Inc., Nov. 2012. Si deseas leer más artículos haz clic aquí 

La información descrita en esta página está sujeta a los avisos legales descritos aquí 

Comentar