11 MAY 2015 | ARTÍCULO

“Wim Hof”

“El ser humano es sorprendente. Se dice que tenemos un potencial dormido y que cada uno de nosotros seríamos capaces de hacer casi cualquier cosa si usáramos nuestro cerebro al 100% de su capacidad”.

Cortesía / Revista Gana Más

Es la razón por la que a veces nos sorprendemos con cosas increíbles hechas por gente común y corriente, cosas que incluso, esta misma gente no sabía que podía hacer hasta que la necesidad, el peligro, la circunstancia la obligó a ello. Es un ejemplo que cuando uno se propone algo en el ámbito que sea es posible si así se desea. 

Wim Hof, es una de esas personas, a quien las circunstancias le enseñaron una capacidad que no sabía que tenía y que pudo trabajar durante muchos años para lograr lo que hace ahora. Es conocido como “el hombre de hielo” y tiene 20 Récords Guiness ganados. Uno de los últimos fue el logrado en el 2011 por haber permanecido dentro de una cámara, cubierto de hielo, durante una hora y 42 minutos, récord en el que se venció a sí mismo ya que en el 2008 también hizo la misma prueba y ganó.

Sus desafíos lo han llevado a escalar el monte Everest con solo un short puesto y el Kilimanjaro de la misma forma. Las temperaturas frías extremas a las que se ha expuesto van desde los 3 grados bajo cero hasta los 30 grados bajo cero, sin sufrir ningún tipo de congelamiento.

Nacido en Holanda hace 55 años, Hof se considera afortunado de haber nacido en este mundo. Tiene 5 hijos, 4 de su primer matrimonio y uno con su segunda esposa, y dice que todas las personas pueden lograr dominar su cuerpo, graduar su temperatura corporal y finalmente controlar su sistema inmune y por ende cualquier enfermedad, solo con entrenamiento y meditación.

Sus logros no los obtuvo de la noche a la mañana, cuando fue adolescente tuvo inclinación por la meditación, artes marciales, yoga, etc; y a los 17 años, mientras caminaba por un parque, se cayó al agua helada. Fue entonces cuando sintió que cierto tipo de respiración podía ayudarlo a sentirse tranquilo aun dentro del agua helada y los cambios que sintió le permitieron tomar control sobre sus procesos fisiológicos automáticos. Luego practicó su técnica de sumergirse bajo las aguas heladas, durante 15 años, hasta que se dio a conocer.

Actualmente Hof vive en Polonia y entrena a grupos de personas interesadas en su técnica. Colabora con la Ciencia cuando se lo solicitan y considera que la meditación y auto sanación ya no son métodos alternativos sino una realidad que más personas deberían conocer y practicar.

El camino de la Ciencia

Hof ha colaborado con numerosos científicos y doctores que han querido hacer estudios sobre su técnica. Uno de ellos fue Matthijs Kox del Centro Universitario Médico de Radboud en Holanda.

Para su estudio trabajó con 24 voluntarios. 12 fueron entrenados por Hof.

El doctor aplicó en los 24 una toxina bacteriana y comprobó que los 12 que recibieron entrenamiento demostraron un incremento en la habilidad para suprimir los síntomas como fiebre, dolor de cabeza, y otros, además de producir adrenalina voluntariamente.

Kox señaló que es posible que las técnicas de respiración sean el mayor contribuyente a la supresión de la respuesta inflamatoria ya que 30 minutos después de comenzar los ejercicios de respiración – pero antes de que la toxina se hubiera inyectado – los participantes entrenados comenzaron a producir más adrenalina, una hormona implicada en el estrés y la respuesta inmune.

Su libro

Hof y su alumno Justin Rosales, escribieron el libro Becoming The Iceman (Convirtiéndose en el hombre de hielo) en el que explica su técnica para poder alcanzar la capacidad de soportar temperaturas extremas. El libro propone que es posible para cualquier persona poder controlar su propia temperatura corporal a través de la meditación y respiración, junto a los ejercicios de duchas frías, cada vez de mayor intensidad, hasta que la persona se conecte con su interior, pueda escuchar sus latidos, dominar sus funciones y elevar su sistema inmune para combatir enfermedades.