28 OCT 2014 | NOTA DE INTERÉS

Vida de los Productos

Existe determinado ciclo en la vida de los productos o servicios lo que apunta a que estos tienen una duración finita.

De manera semejante a los seres vivos los productos y/o servicios poseen un periodo de duración que se inicia desde el momento de su creación (nacimiento) y acaba en el momento en que se realiza el retiro de éste del mercado (muerte). Por  consiguiente el ciclo que dura su existencia abarca el proceso mediante el cual los productos o servicios que se lanzan al mercado cruzan una seguidilla de etapas que van a partir su concepción hasta el instante de que desaparecen, ya se sea por un perfeccionamiento del mismo o un cambio absoluto de éste.

Se podría señalar que los bienes y servicios poseen, desde sus orígenes hasta su desaparición, las siguientes etapas en su ciclo de vida: etapa previa; introducción; crecimiento; madurez; declinación; desaparición y retiro.

Ciclo previo: Es la que parte desde antes de su origen, desarrollándose, entre otros, los siguientes procesos de la vida del producto: concepción de la idea, desarrollo del proyecto, investigaciones anteriores a su producción masiva y lanzamiento.

Ciclo de introducción: En este momento, una vez dado a conocer el producto al mercado, la empresa se ocupa a través del área de marketing de aquellas diligencias necesarias para llevar a cabo el plan de cobertura y penetración original previsto en los objetivos del proyecto.

Ciclo de crecimiento: En este periodo, el producto culmina su posicionamiento definitivo, fortalece su cobertura y comienza a aumentar su participación en el mercado.

Etapa de desaparición y retiro: Es el periodo final, el producto está en la empresa pero no cuenta presencia en el mercado: los canales de distribución lo dan de baja en su comercialización, porque la demanda es muy baja y no justifica su permanencia por más tiempo. No logra ya cumplir con las necesidades y demandas de los clientes.

En definitiva, es importante manejar esto para tener consciencia que todo bien o servicio debe ser cambiado o modificado para que el negocio siempre entregue números positivos.