17 JAN 2014 | NOTA DE INTERÉS

Unas merecidas vacaciones

Después de un agotador año laboral, descansar llega a ser una necesidad para poder enfrentar los nuevos proyectos y desafíos.

Al terminar un año cargado de trabajo y múltiples compromisos, por fin, se ven llegar las anheladas vacaciones, las cuales se deben planificar con antelación para que, realmente, sean días reponedores, donde prime el descanso absoluto de cuerpo y mente.

Existen variados estudios que indican que las vacaciones son tan importantes que, si un trabajador no descansa apropiadamente, tenderá a enfermarse con mayor frecuencia durante el año y sufrir de problemas vinculados al desgaste en sus capacidades. Por ese motivo, no se recomienda dejar de lado el descanso.

Es aconsejable planificar con tiempo qué se hará en el periodo de vacaciones: ver si se saldrá o no de la ciudad, qué personas entran en el plan, con cuánto dinero se dispone, entre otros, ya que improvisar estos puntos puede derivar a que las vacaciones se terminen convirtiendo en un estrés mayor.

El tener un mal descanso hará que el regreso a las responsabilidades sea algo tortuoso donde el cuerpo difícilmente responderá, situación que nadie desea, por eso, es importante la planificación.  

Empresarios y vacaciones

Todo empresario debe entregar a sus trabajadores el derecho de las vacaciones según las leyes y normas establecidas en su país, ya que al no hacerlo se estará incurriendo en la ilegalidad lo que puede acarrear serios problemas para la empresa.

Cabe destacar que en el caso de ser dueño de alguna Pyme se debe investigar bien el tema de las vacaciones para así darle a los empleados los días correspondientes. Hay que tener presente que el desconocimiento puede ocasionar una muy mala jugada.

En la situación de no contar con alguna persona para dejar a cargo, es prudente que el empresario se organice, muy bien, para buscar a alguien responsable y de confianza o, simplemente ordenarse, dejar todo resuelto, para poder cerrar por el periodo de vacaciones.

En definitiva, se deben enfrentar las vacaciones como un "proyecto laboral", en el sentido de que para tener los resultados deseados, hay que planificar y estudiar muy bien antes de proceder.