13 JAN 2015 | ARTÍCULO

Una mirada integral del trabajo

En el actual modelo económico, la búsqueda de productividad y competitividad no solo pasa por la incorporación de nuevos sistemas. 

Cortesía / HSEC MAGAZINE, EMB

Aunque su importancia ha sido creciente, la ergonomía aún es vista por algunos como un costo, siendo necesario impulsar acciones que permitan su implementación desde una perspectiva multidisciplinaria. Como señala Clau dio Cuevas Merino, Kinesiólogo y Ergónomo de la Escuela de Kinesiología de la Universidad Andrés Bello, “la importancia de la ergonomía ha tenido un desarrollo relativamente lento en nuestro país, siendo utilizada principalmente para realizar diagnósticos de situaciones de salud en el trabajo, disminuir riesgos relacionados con el manejo manual de carga y, más recientemente, con los trastornos musculo-esqueléticos de extremidades superiores, ya que su control ha sido incorporado como requisito en el DS 594”.

A pesar de su relevancia, como explica Patrick Sepúlveda, Jefe de Carrera de Ingeniería en Prevención de Riesgos de la Universidad del Pacífico, “la mayoría de las empresas no considera la ergonomía como un problema de salud ocupacional. Lamentablemente, para muchas es una molestia cuando las mutuales o los prevencionistas tocan este tema, ya que asimilan la ergonomía con un aumento de costos”.

En ese sentido, hay que considerar, como comenta Arturo Cares, Gerente de Prevención de la ACHS, que “es una ciencia relativamente nueva, por lo que aún no está incorporada en las empresas como la higiene industrial o la seguridad ocupacional; por eso, normalmente ocurre que en vez de hacer ergonomía de concepción donde se diseñan puestos de trabajo que se adapten a las características de las personas, hacemos correcciones para adaptarlos”.

La ergonomía local

Para Cares, la situación de nuestro país en este tema se caracteriza por “distintos niveles de desarrollo en diferentes industrias. Hay algunas, como la aeronáutica o la minería, que la han adoptado tempranamente, lo que les ha permitido mejorar su trabajo. También, en sectores como el transporte hay camiones que vienen con una mirada ergonómica en términos de diseño, y una iniciativa local que ha funcionado bastante bien es el rediseño de herramientas para la industria salmonera”.

Para Miguel Acevedo, Médico del Trabajo y Ergonomista de la Unidad de Ergonomía del IST, hay sectores aventajados que desde hace décadas aplican sus principios, destacando la industria forestal, que desde hace más de 40 años la utiliza para el mejoramiento continuo de sus procesos y entornos de trabajo; la gran minería; y los sectores manufacturero y de servicios, que han sido reconocidos por sus acciones por la Sociedad Chilena de Ergonomía”.

En cuanto a sus ámbitos de aplicación, Acevedo agrega que “es una disciplina de amplio uso en la industria moderna, y Chile no es la excepción, ya que tiene un alto impacto en dos aspectos: el bienestar de los trabajadores y la productividad de las empresas. Mediante su aplicación se ha logrado disminuir importantes problemas de lesiones y enfermedades profesionales, y controlar problemas de ausentismo y rotación de personas”.

Ventajas de un ambiente ergonómico

Los beneficios de un espacio diseñado y construido siguiendo los principios de la ergonomía son muchos, tanto para los trabajadores como para la empresa en términos de productividad, disminución de accidentes y enfermedades, mayor motivación, concentración y compromiso de los trabajadores, entre otros. Para Sepúlveda, “las empresas que comprenden que el bienestar físico de sus colaboradores es una inversión, cuentan con trabajadores más tranquilos y seguros, que confían en que la compañía en la que se desempeñan se preocupa de su situación y de pequeños detalles, como la ergonomía de sus escritorios y espacios físicos”.

Coincidiendo con lo anterior, Cares afirma que “tener puestos de trabajo de calidad indudablemente tiene un impacto en la productividad de las compañías y en la percepción que los trabajadores tienen de ella, obteniendo un mejor resultado en materia de productividad”.

Integrar la ergonomía en las empresas, como afirma Acevedo, “es significativo desde numerosas ópticas. Desde el punto de vista de la ética, ayuda al bienestar y confort del personal, aplicarla es respetar sus derechos y su condición humana. Otro aspecto es el legal, ya que tenemos una normativa obligatoria para diversos temas, los que deben ser abordados aplicando estrategias de ergonomía, por ejemplo, la Ley 20.001, el DS 63/2005 del trabajo y el DS 594 art. 110.a y siguientes del Minsal”.

Hacia una mirada global

Aunque se ha trabajado mucho en este tema, aún queda camino por recorrer, y el rol de las mutuales y de las gerencias es fundamental. “Es necesario estimular su aplicación en los procesos a través de difusión, capacitación, motivación, donde el rol y la responsabilidad de un liderazgo fuerte es de suma importancia”, comenta el ejecutivo del IST.

Las tendencias que ya se perciben están relacionadas siempre con la mejora de los espacios de trabajo. Como afirma Sepúlveda, “el ideal sería contar con un tipo de empresa que al momento de planificar la construcción, remodelación u otro tipo de modificación de su infraestructura, evaluara qué maquinaria y qué layout generar para que las personas pudiesen trabajar de forma más ergonómica, disminuyendo las enfermedades laborales asociadas”.