17 MAR 2015 | NOTA DE INTERÉS

Una buena convivencia laboral

Es fundamental contar con relaciones sanas con los compañeros de trabajo para tener jornadas laborales agradables y productivas.

Es un hecho que poseer una convivencia sana con los compañeros de trabajo, muchas veces, no es fácil e incide de manera directa en la productividad y la disposición que se tiene frente a las tareas que se deben realizar. Para ser un profesional completo hay que saber manejar la inteligencia emocional, ya que si no es así, cualquier diferencia o discusión puede llegar a convertirse en un problema mayor que afecte de manera directa en el trabajo.

A continuación se presentan más detalladamente algunas “normativas” que resguardan el tener una buena convivencia:

Manual de Convivencia y/o Reglamentos de Trabajo: Es fundamental en las compañías contar con capacitaciones o re inducciones periódicas que entreguen información sobre las políticas y normas en la empresa.

Comités de Convivencia Laboral: Los Comités de Convivencia Laborales cuentan con una tarea específica que consiste en recibir, analizar y dar causa a los reclamos mostrados en diferentes situaciones de convivencia. Al momento de escuchar una queja se debe actuar de forma imparcial y objetiva frente las partes involucradas, brindando espacios de dialogo que generen compromisos entre ambas partes para lograr una solución a las problemáticas.

Mediciones de Clima Organizacional: En los momentos que se respira un ambiente negativo en el trabajo y no se lograr dilucidar la raíz del problema o qué es lo que está fallando en la organización, se  puede llevar a cabo alguna encuesta de Clima Laboral que ayuda a medir la percepción de los trabajadores sobre diferentes aspectos que influyen en la satisfacción en el ambiente laboral. Sus resultados son muy valiosos para definir acciones de mejora sobre aquellos puntos que puedan dañar la motivación de los empleados que conforman la compañía.

Capacitaciones de Competencias y Crecimiento Personal: Apunta a toda actividad que sea considerada un entrenamiento y capacitación, la cual entregue competencias y habilidades técnicas ligadas de manera directa con la productividad de los equipos de trabajo, que son significativas en desarrollo o fortalecimiento en los temas de convivencia. 

En definitiva, si resulta ya es difícil tener una buena relación con los familiares, amigos o pareja, el llegar a poseer una buena convivencia con los compañeros es aún más complicado, pero se debe aprender a relacionarse y manejar de manera inteligente las diferentes situaciones que se pueden presentar para que no se vea afectado el rendimiento laboral y no se vuelva al final del día otra carga de trabajo el tema de convivir bien con el entorno.