25 SEP 2013 | COLUMNA DE OPINIÓN

¿Tu familia y tú se están comiendo tu negocio?

Las salidas de dinero se pueden convertir en una amenaza para tu pequeño negocio.

 Por Eréndira Hernández / Grandes Pymes

Recientemente platiqué con un pequeño empresario. Me comentó algunas actividades que hizo en la administración del negocio. Y entre otras  me contó: “he ido aprendiendo con la práctica y mi experiencia en otras empresas, pero cuando me independicé, me di cuenta que cada vez que alguien de mi familia o yo teníamos una necesidad económica, lo primero  que hacía era sacar dinero de la cuenta del negocio;  así lo hice por un tiempo, hasta que me di cuenta, para mi sorpresa, que este tipo de salidas se estaban convirtiendo en una verdadera amenaza para mi negocio”.

Si te suena conocido esta anécdota, a continuación te comparto unos tips para que no te suceda lo mismo.

¿Por qué las salidas de dinero se pueden convertir en amenaza para tu pequeño negocio?

Al abrir un negocio, siempre lo hacemos pensando que nos resolverá nuestras necesidades económicas; por tanto, nuestros esfuerzos se encaminan a ello. Pocos son los que se dan el lujo de tener una empresa por hobby.

Cómo creo que esto último no es tu caso, tendrías que tomar medidas para lograr tu objetivo, y una es controlar el dinero, es decir, no puedes gastar a diestra y siniestra, aunque sea tu dinero y tu empresa  

Seguir gastando sin control, puede llevar a descapitalizar tu empresa, es decir, te estás comiendo el pastel antes de hornearlo.

¿Cómo hacerlo?

1.- Controla tus impulsos, la recompensa vendrá más adelante, ningún negocio rinde frutos en los primeros meses, y tal vez ni en los primero dos años.

2.- Asígnate un sueldo acorde a tus necesidades y las posibilidades propias del negocio.

3.- Si realmente quieres que tu negocio salga adelante, tendrás que aprender a gastar acorde a tus ingresos, esto es tu sueldo.

4.- Si con el sueldo no cubres, ni siquiera tus necesidades básicas, la salida no la puedes depositar exclusivamente en el negocio, busca un ingreso extra en otro lado, mientras el negocio te puede dar un mejor sueldo.

Suena paradójico, para ganar dinero, dejar de gastar dinero. Es cuestión lógica, no te puedes comer lo que no tienes. El dinero que invertiste es tu capital, es con lo que trabajas, es la posibilidad de crecer, reducirla es un suicidio.

Este artículo es una cortesía del blog Grandes Pymes del Doctor en Ciencias de la Administración, Juan Carlos Valda.