26 SEP 2014 | NOTA DE INTERÉS

Trascender en los empleados

Adoptar a trabajadores haciéndolos sentir parte fundamental de la empresa.

Cuando una persona llega a una compañía obtiene beneficios en contraprestación a su trabajo. Como los son el sueldo, contrato, seguro de salud, entre otros, éstos son parte de lo que el mercado y las leyes proporcionan a quienes generan un pacto laboral. Pero existen empresas que van en contaste crecimiento en temas de bienestar y se salen de la generalidad, ofreciendo a sus empleados beneficios que superan las expectativas.

El que empresas desarrollen políticas de bienestar entre sus trabajadores es el reflejo de avanzados conceptos de integración y satisfacción, en donde se evidencia que los empleados son el centro del negocio y que la compañía se debe a ellos.

Un punto fundamental que se lleva a cabo en la planeación de este tipo de empresas es el desarrollo responsable, que va más allá del programa de cursos de capacitación que se ofrecen para que el empleado realice de manera correcta sus funciones, sino que también  se dedica tiempo y dinero en capacitar apuntando a mejorar el nivel profesional o personal de su personal, ya que se está contribuyendo socialmente a mejorar el nivel educativo y profesional del país.

En el plano del bienestar físico y la mental, cuidan las condiciones de salud mentales de quienes forman parte de la institución, dando cavidad a espacios con un clima laboral libres de estrés, ya que está comprobado que combatir esta enfermedad va en beneficio del fomento de una organización positiva y productiva.

De igual manera, este tipo de instituciones se preocupa de establecer campañas que contribuyan a la generación de una cultura de salud e higiene. Entrega resultados positivos el incentivar la salud física de los empleados con educación en temas de salud y seguridad, programas de apoyo al bienestar y a la calidad de vida.

Siendo un ejercicio que se repite en estas empresas proporcionar a sus empleados espacios de recreo y apoyo psicológico, ya que se ha deducido que el  discriminar no basta: hay que ser una compañía incluyente.

Temas como que sus trabajadores cuenten vivienda digna se tratan para así contar con empleados felices que entregan lo mejor de sí al momento de trabajar, porque valoran y aman a la institución que los acoge, generando así, un sólido sentido de pertenencia en el trabajador.