25 MAR 2014 | NOTA DE INTERÉS

Trabajo y familia

Tanto el plano familiar y laboral son fundamentales para poder realizarse en la vida, por eso, encontrar el equilibrio entre ambos es importante.

Si bien se trata de dos conceptos súper distintos, ambos son cruciales para la realización de  todo ser humano. En la actualidad son muchas las horas que se dedican al trabajo, si a eso se le suma el tiempo de viaje de ir y venir menos son los espacios que quedan para el disfrute familiar.

Debido al gran ajetreo, muchos son los que llegan a diario agotados a sus casas, solo con  fuerzas para descansar, ver televisión y comer. Llevar este ritmo de vida hace se pierda la comunicación y que cada actividad o problema que se presente resulte una carga difícil de tolerar.

El tener una buena vida familiar se refleja en el ámbito laboral porque una persona satisfecha en casa produce más y mejor para la empresa en la que trabaje. Es fundamental que cada persona realice un balance entre familia y trabajo, esclarecer prioridades y necesidades en los dos aspectos para lograr enfocarse y aprovechar el tiempo y energía de la mejor manera.

Si bien se está consciente de que el bienestar familiar se refleja de manera positiva en el trabajo, no todas las empresas comprender la necesidad que tiene cada trabajador por compatibilizar los dos escenarios. Escasamente se les permite a las personas aproximar a sus familias y disfrutar instantes con ellos, por ejemplo, es muy positivo generar actividades de integración al interior de la compañía en las que se incluya a la familia (talleres y paseos).

Cada vez es más habitual que las empresas desarrollen prácticas ligadas a premiar a los trabajadores con permisos, horarios flexibles, trabajo desde casa y otros. Los beneficiados son  aquellos que se caracterizan por tener un buen desempeño en el trabajo.

En definitiva, cada trabajador deber saber aprovechar al máximo los momentos familiares con el fin de instaurar y fortificar relaciones de calidad. Una manera para lograrlo es realizar el trabajo en horario establecido para no tener que quedarse después del horario pactado, también es bueno que los padres se dividan las responsabilidades de las labores del hogar para que ambos cuenten con un espacio establecido con los hijos. Tener un equilibrio entre las obligaciones del hogar y las del trabajo es un reto constante al cual se afrontan las personas, es por ello que hay que detenerse a trabajar en ello.