05 JUN 2014 | NOTA DE INTERÉS

Trabajadores comprometidos

El contar con un personal de trabajo comprometido se nota en los resultados.

Trabajadores existen muchos pero son muy pocos los que hacen este cometido realmente comprometidos, por ese motivo surge la pregunta si está actitud frente al trabajo es responsabilidad directamente de la persona o más bien de la institución en la cual se está empleado.

Se puede definir  compromiso como un grado medible de apego emocional negativo o positivo a su empleo, colegas y organización lo cual tiene un grado de influencia en la voluntad para aprender y mejorar en el trabajo. Así el compromiso es distintivamente diferente de la satisfacción del empleado, motivación y la cultura organizacional.

Es común escuchar a personas criticando y quejándose abiertamente de sus: funciones laborales, compañeros, jefes, sueldo, trato etc. El sentirse poco comprometido puede ser, muchas veces, justificado, mientras que otros casos es solo una mala actitud frente a las responsabilidades. El tener un personal que realice sus labores con desinterés o, con un sentimiento de obligación por el deber más que el querer se refleja en el desarrollo y resultados entregados.

Las compañías que hoy están conscientes de la importancia del compromiso, han implementado una serie de actividades que difunden y crean un ambiente impulsor que desarrolla y ayuda a tener trabajadores más comprometidos. Siendo una realidad que en los ambientes de trabajo, se demanda algo más que recibir un cheque por los servicios ofrecidos. Los empleados esperan más. El compromiso no va directamente relacionado con el sueldo, sino más bien con lo que la gente siente de su lugar de trabajo; que sea un espacio donde se sienta parte, es lo que todos desean.

Cuando existe un real compromiso en una empresa ocurren las siguientes situaciones:

-Se experimenta una mínima rotación entre los empleados.
-Hay menor ausentismo laboral y menos cantidad de días por accidentes y enfermedad.
-Se va generando un alto semillero de talento.
-Al final de la jornada laboral se destaca la productividad.
-Un gran nivel de satisfacción de parte del cliente, quien percibe el buen funcionamiento y compromiso  a través de los buenos productos y servicios que se entregan.
-Gran sustentabilidad.

En definitiva, buscar la forma de tener un personal comprometido es como realizar una certera inversión que dará con el tiempo excelentes resultados.