25 NOV 2014 | NOTA DE INTERÉS

Tipos de empleados

Si bien cada persona es única, existen una serie de características que permiten clasificar a los trabajadores.

Toda compañía debe contar con un buen equipo de trabajo para conseguir buenos resultados, pero lograr esto no es tarea fácil ya que toda empresa está conformada por personas con distintas personalidades, costumbres y caracteres. Siendo fundamental ir complementando los conocimientos y habilidades de todos, de manera de llegar un buen conjunto, más allá del aporte individual de cada uno de ellos.

Si bien cada persona es dueña de características únicas, en el ámbito laboral es posible identificar y reconocer algunos tipos de empleados que se repiten en las organizaciones  como:

El eficaz: Es de aquellos que todo les resulta con facilidad, en un corto lapso de tiempo han sabido resolver y dominar las materias que se soliciten, su trabajo es irreprochable. Se caracterizan por ser muy organizados, concentrados y metódicos.

El de buena disposición: Se puede recurrir a ellos en cualquier momento y nunca entregará un: no, por respuesta. Son de los que siempre  se van a quedar fuera del horario laboral, incluso a cambiar sus días de vacaciones. Se convierten en piezas claves cuando surgen cargas de trabajo inesperado o sucesos extraordinarios.

El multitarea: Resultan un gran aporte ya son mil usos. Suelen tener en  su ordenador con 15 ventanas abiertas, son eficaces y muy rápidos a la hora de tener que reaccionar.

El sociable: Se caracteriza porque todas las áreas lo conocen, debido a su actitud comunicativa suele caer bien. Muchas organizaciones cuando ven a un trabajador así lo toman como un perfecto interlocutor para cuando surgen problemas en la empresa, ya que poseen el don de ponerse en el lugar de otros trabajadores. 

El que hace que trabaja y no produce nada: Es el experto de huir del trabajo, pero siempre se le ve ocupado y lleno de quehaceres.

El adulador del jefe: Este trabajador muchas veces es detestado por sus pares, ya que de manera evidente está detrás de los altos cargos congratulándolos y haciéndole ver a ellos el buen trabajador que él es.

El líder: Es aquel que todos respetan y de manera casi natural lidera.

Los incompetentes: Son los que hacen las cosas torpemente de manera que los demás deban hacer su trabajo.

El negativo: Es aquel trabajador que encuentra que nada resultará. Suele ser muy pesimista e inconformista frente al trabajo.

Estos son algunos tipos de trabajadores que se pueden encontrar en la “selva laboral” ojala se sienta identificado con alguno que sea una aporte dentro de la organización y no con los que son elementos negativos.