24 SEP 2014 | NOTA DE INTERÉS

Sustentabilidad social

Las empresas hoy deben cumplir más que el rol de generar empleo e ingresos.

En la actualidad se espera mucho más de las empresas de lo que se hacía hace años atrás. Existen exigencias que los clientes esperan que se cumplan o, éstos  simplemente dejan de confiar y consumir los productos o servicios que se ofrecen.  Al consumar la sustentabilidad y salud organizacional se va bien encaminado para tener un éxito rotundo,  ya que no solo se debe velar por resultados financieros positivos, sino también ser un todo competitivo que dé la pelea en términos de excelencia con sus pares corporativos . Siendo una compañía que no solo piensa en generar recursos económicos para su beneficio, sino trabaje por entregar sustentabilidad social.

Se puede definir la sustentabilidad social como la búsqueda del equilibrio, de la equidad, que apunta a proponerse disminuir la pobreza y de que todos los estratos sociales se favorezcan de las virtudes del crecimiento económico. Resulta todo un trabajo llegar a la sustentabilidad social, porque inmiscuye velar por  las necesidades básicas del individuo,

Ahora bien, cómo se puede establecer esto en términos empresariales, al momento en que los intereses de la empresa, de los trabajadores y de la comunidad confluyen. Desde el punto comercial, se mejora la imagen y el reconocimiento, y, por lo consiguiente, la capacidad para llegar a los mercados globales.

En términos laborales, se proporciona el camino al talento, su subsistencia y desarrollo. En los términos financieros, la empresa se convierte en un espacio  más atractivo para los inversionistas lo que se demuestra en  un notorio incremento en la productividad.

Por eso, la sustentabilidad es una inversión que dará rendimientos a corto, medio y largo plazo. Se vive hablando de oportunidades, no de obligaciones, y, por tanto, lo que hacen es añadir valor a la empresa, así como competitividad, impacto social, económico y ambiental.

Favorablemente, son más las Pymes que comienzan a apadrinar está practicas con pequeños detalles que no siempre van de la mano de una enorme inversión a sabiendas de que, gracias a ello, podrán recibir a cambio una mejora en su competitividad, prestigio, imagen y capacidad de respuesta.