23 JAN 2014 | NOTA DE INTERÉS

Sin moverse de casa

El hogar puede ser el escenario perfecto para generar ingresos.

Diferentes situaciones de la vida pueden llevar a interrogantes como: ¿Se puede generar dinero sin moverse del hogar? ¿Qué podría ser fácil de vender o producir? ¿Se necesitará mucho talento para tener resultados positivos al iniciar un negocio desde casa? Independiente si las respuestas a estas preguntas son hartas, escasas, confusas o claras, se debe tener certeza que cuando la interrogante está planteada no queda más que probar y aventurarse.

Son muchas las Pymes que inician desde la casa, por eso, la idea no es para nada descabellada. Detenerse a pensar qué manualidades podrían ser fáciles de hacer y atractivas para la venta puede derivar en la posibilidad de un prospero negocio.

De seguro que existen muchas mujeres que poseen grandes habilidades culinarias, que dan a conocer y disfrutar solo a sus familiares, los cuales, seguramente, en más de una ocasión le han planteado a la “cocinera” la interrogante de ¿Qué pasaría si estas delicias comienzan a producirse en un mayor número para ser ofrecidas a vecinos o locales comerciales? Una respuesta certera a esta pregunta, no existe, pero sí, es muy probable que al hacerlo, rápidamente, se perciban ingresos en conjunto con clientela.

Resulta una buena estrategia, al momento de comenzar un negocio de comida, regalar platillos de degustación, a los posibles clientes para que de este modo las personas conozcan y tengan una visión positiva. La experiencia indica que al probar un delicioso plato casero, bien presentable y con un precio razonable crea el interés de volver a adquirirlo.

Existen muchas posibilidades para desarrollar en el interior del hogar una actividad que dé frutos, por ejemplo, para las mujeres que por un tema de maternidad no pueden salir a trabajar, el cuidar niños puertas adentro se presenta como una efectiva manera de percibir ingresos.

Es muy importante tener presente que al momento de iniciar un negocio desde el hogar, se debe ser muy responsable y comprometido. El imaginar que se podrá dormir hasta tarde, trabajar solo cuando se tengan ganas, estar durante el día en pijama o pasarse por alto el calendario de los compromisos, se está muy equivocado.

Si bien el trabajar desde casa entrega grandes beneficios y una mayor flexibilidad, hay que saber que se comprometen enormes responsabilidades y compromisos, los cuales hay que saber cumplir de manera profesional para comenzar a obtener resultados positivos.