09 APR 2014 | NOTA DE INTERÉS

Ser ganador

Un empresario debe siempre pensar a lo grande.

Al ser un empresario Pyme es correcto experimentar la sensación de triunfo, ya que de seguro se ha logrado el sueño de emprender por medio de mucho esfuerzo y trabajo, por esa razón, el catalogarse como "pequeño"o "chico" empresario le puede restar merito al logro.

Existe una frase que tiene mucho sentido: las palabras crean realidades. Todo lo que se escucha o pronuncia va siendo procesado por el cerebro, el cual, muchas veces, no discrimina si algo es o no una verdad. Los psicólogos señalan que si un niño oye de parte de sus padres, constantemente, frases como: eres un tonto, no vas a poder o eres feo; en su desarrollo, aflorarán rasgos que resaltarán los dichos interiorizados y lo más probable que el infante se desarrolle como un adolescente tímido, un hombre con poco coraje y miedoso de enfrentar desafíos. Por eso, hay que tener mucho cuidado al momento de auto-catalogarse o presentarse frente a terceros.

Es importante que el empresario Pyme no se tome el concepto de micro, pequeña o media empresa como algo menor. No es correcto empequeñecerse, verse y auto-catalogarse como un reducido dueño de un negocio, hay que mostrarse como un hombre de negocios que entrega un aporte significativo a la economía del país. Hay que cambiar la mentalidad y creerse el rol que se desarrolla.

Independiente del tamaño del negocio, todos los dueños de empresas o negocios, ya se merecen el título de: empresarios. El presentarse y actuar como tal, marcará una gran diferencia en la manera de ser tratado y considerado por el entorno.

¿Alguna vez los emprendedores han pensado que gracias al desafío de emprender han generado diversos empleos y activado de cierta medida la economía de su país? Para que terceros brinden a otros el lugar que le corresponde, es crucial que éste se haga valer.

En definitiva, no hay que empequeñecerse ante nada y, para eso hay que cambiar la mentalidad, hacer de ésta una herramienta positiva. Se tiene que estar consciente de las principales riquezas que se poseen como persona y emprendedor, para así, lograr cualquier objetivo que constituya el éxito personal y empresarial.