21 OCT 2014 | NOTA DE INTERÉS

Qué y cómo influye el clima organizacional

Referido al ambiente de trabajo, un buen o mal clima dentro de la oficina tiene efectos sobre el desempeño laboral

El clima organizacional, también conocido como clima laboral, puede ser definido como el conjunto de factores medibles de un ambiente de trabajo, según son percibidos por los empleados. Para las organizaciones en general, y las empresas en particular, medir y conocer el clima organizacional es de gran de importancia, toda vez que éste puede influir significativamente sobre los resultados. Por medio de estrategias internas que apunten a mejorar las relaciones laborales, es posible lograr una mayor productividad y mejora en el servicio ofrecido.

Entre los factores que componen el clima organizacional y que son susceptibles de ser evaluados, se encuentra: la estructura de la organización; la responsabilidad de los trabajadores y empleadores; recompensas y beneficios para los trabajadores; desafíos y posibilidad de emprender nuevos proyectos; relaciones entre trabajador y su jefe; cooperación; identidad y orgullo que se tenga hacia la organización. Al respecto, cabe destacar que el clima laboral varía en cada organización, y a su vez, puede subdividirse en microclimas según la sección o departamento que se trate.

Señales tales como el orgullo que presentan los trabajadores de pertenecer a la empresa, así como una autoexigencia, entrega y disciplina en el lugar de trabajo, pueden estar dando cuenta de un buen clima organizacional. Sin embargo, debido a que cada persona tiene una percepción distinta y que ésta determina su comportamiento en la organización, es importante que las empresas realicen periódicamente estudios de diagnósticos de clima organizacional para así disponer de un panorama respecto de cómo se sienten los trabajadores en su mayoría.

Por medio de este tipo de diagnóstico, que son realizados generalmente por equipos de sociólogos o psicólogos sociales, es posible detectar los puntos críticos dentro del clima laboral, y así corregir los factores que pudieran estar afectando la motivación o desempeño del empleado. Asimismo, se pueden realizar intervenciones en las estructuras organizacionales en conjunto con una planificación estratégica, mejorando los sistemas de comunicación. De ese modo, identificar y posteriormente, modificar los aspectos negativos presentes en los factores recién señalados, contribuirá a mejorar la productividad de la organización toda vez que las personas posean un mayor nivel de satisfacción con su lugar de trabajo.