15 JAN 2019 | Artículos de interés

¿Qué tan incluyente se ha vuelto el mundo de los negocios?

La equidad de género en el mundo profesional es una preocupación constante que requiere mejora continua y de la que vale la pena destacar algunos hitos para el diseño medidas de avance.

Aunque a ritmo moderado, México ha escalado gradualmente como una de las naciones que mayor interés han prestado a políticas e implementaciones que velen por ofrecer un panorama de igualdad en la industria profesional:

México ocupa el décimo tercer lugar de una lista de 31 países que ofrecen condiciones favorables para las mujeres empresarias (según información del Global Women Entrepreneur Leaders Scorecard de 2015). Del total de su oferta empresarial registrada ante el SAT, 30% corresponde a proyectos liderados por mujeres. Y de estos, 9 de cada 10 son emprendimientos, en su mayoría para entornos digitales.

Sin embargo, tomando en cuenta los datos de distintas investigaciones, como las realizadas por iProspect, aunque el índice de compañías comandadas por el género femenino crece día con día, se limita a campos que implican participaciones mínimas de disciplinas como ciencias exactas, ingenierías o nuevas tecnologías, las cuales representan las industrias de mayor remuneración, lo que origina una merma estimada de 100,000 millones de dólares en el comercio global.

Según datos compartidos por el estudio Hear Her Voice América Latina, en México y países como Argentina, Brasil y Colombia, los rubros más comunes para las empresas impulsadas por mujeres son los siguientes:

• Ropa y accesorios (42%)

• Industria cosmética y cuidado personal (38%)

• Alimentos y bebidas (14%)

• Madres y bebés (10%)

• Regalos y flores (9%)

• Tecnología (9%)

Debido a lo cual, así como a resultados del estudio Victoria147 que demuestra que las mujeres dedican un promedio de 4 horas más por día al cuidado de la familia, se insta al establecimiento de políticas que mejoren la situación actual de las mujeres para facilitar su exitosa integración profesional.

Los acontecimientos sociales y políticos de los últimos años han impulsado el interés y apoyo que la sociedad y diversas organizaciones, tanto privadas como gubernamentales, que prestan a esta situación; pero como se mencionó antes, dependen de distintos esfuerzos para consolidarse y generar una cultura de cambio y progreso.