23 FEB 2015 | ARTÍCULO

¿Qué hacer con los ingresos extra y gastos?

¿Le pasa que llega el cumpleaños de un ser querido, amor y amistad o alguna fecha especial y no puede gozar de ellas por falta de dinero? No permita que esto siga pasando.

Cortesìa / Asobanacaria

Planear con tiempo las compras de los regalos de los días especiales, cumpleaños de los seres queridos o Navidad, e incluirlos en el presupuesto es clave para gozarse los eventos y no afectar el bolsillo.

Así no quedará como un tacaño y un detalle no le desajustará sus finanzas.

Amor y amistad, navidad, día de la mujer, día de la madre, del padre, cumpleaños...

- Haga una lista de las celebraciones más importantes y programe los gastos a lo largo del año (regalos, viajes, reuniones, novenas, cenas, año nuevo...)

- Cuando vaya de compras o se quiera regalar algo, piense si realmente lo necesita y están en el presupuesto o puede esperar un tiempo más sin tenerlas. 

- Sea creativo a la hora de gastar. Sea modesto en la iluminación del hogar en Navidad, elabore las bolsas de regalo, opte por hacer siempre las tarjetas de los regalos, y ponga a volar su creatividad. 

Organice las compras

- En ciertas épocas todo está dispuesto para ser más generosos. Sin embargo, hay que evitar que esto lleve a gastar más de lo que sus ingresos se lo permitan.

- Evite comprar a última hora, entre más temprano se haga mejor. Así no hay gastos improvisados que puedan resultar muy costosos. 

- No compre regalos sin saber a quién dárselos, hay que atenerse al presupuesto.

- Es fundamental comparar precios y opciones y buscar canales alternativos como internet, para encontrar productos más baratos que en algunas tiendas o supermercados.

Ingresos: prima y bonificaciones

- Entre los errores más frecuentes está comprometer la prima antes de que llegue, o hacer compras de manera impulsiva.

 - La prima no puede verse como dinero extra que se puede gastar de cualquier manera. Se trata de un ingreso laboral que debe ser tenido en cuenta al planear las finanzas del hogar. 

- Lo mejor es aprovechar ese ingreso para invertir, ahorrar… o pagar deudas, sobre todo aquellas que están atrasadas o resultan excesivamente costosas.