06 AUG 2014 | NOTA DE INTERÉS

Qué es y cómo beneficia el presupuesto

La proyección que se tendrá en la empresa puede ser reflejada en un útil presupuesto.

Cuando se posee una empresa es muy recomendable hacer, por lo menos, un presupuesto por año, ya que éste al ser bien enfocado es una excelente manera de crear un plan de negocios condensado para un periodo entrante. En el interior de una compañía, los administradores requieren presupuestos para establecer bien la asignación de los recursos, tener el control, medir y recompensar el progreso.

De manera simple se puede señalar que un presupuesto radica en estimar los ingresos que va a tener la empresa en el ejercicio, por ejemplo, de un año natural, partiendo del primero de enero al treinta uno de diciembre, considerando factores como el IPC, restarle a los ingresos los gastos estipulados. Todo esto para tener claro en qué momento  las cosas van bien encaminadas o mal. El realizar esto es muy positivo porque permite plasmar la toma de decisiones de manera oportuna y actuar de forma consecuente.

El trabajar en la creación de un presupuesto arroja resultados que pueden cambiar de un día hasta diversos años, dependiendo de los objetivos del presupuesto y de la incertidumbre implicada, resultando el más inmediato plan estratégico, que instaura las metas y objetivos globales de la empresa. Es así como la planeación a un largo plazo indica estados financieros proyectados para períodos de 5 a 10 años.

El realizar un presupuesto puede entregar resultados como si se debe ampliar en rubro, en que línea de producto se proyecta un crecimiento y en qué nivel, éste puede ser trabajado de manera muy compleja o sencilla, según la preferencia del emprendedor y de la etapa en la que se encuentra el negocio, pero siempre debe considerar las siguientes proyecciones en un plazo determinado:

Proyección de ingresos: Aquí se ven los factores de la demanda del producto o servicio que se está ofreciendo. Es fundamental identificar diferentes escenarios y se recomienda hacer una investigación para conocer la oportunidad de venta, el mercado meta, la competencia y precios de referencia.

Proyección de costo: Indica el momento justo de cuánto es preciso gastar para que las ventas alcancen su meta, por lo que se debe considerar cuánto cuesta producir el producto o servicio, la comercialización, la distribución o entrega, la mercadotecnia y la operación y administración.

Proyección de ganancias: En este punto se amerita considerar las pérdidas que podría existir; en la mayoría de los nuevos negocios en los primeros meses se registran mermas, por lo que debe existir un plan para afrontarlas.

En definitiva, al momento de haber terminado el presupuesto se tiene la posibilidad de observar en qué se podrá invertir más y a qué ritmo, siempre con el propósito de crecimiento.