16 DEC 2014 | NOTA DE INTERÉS

Productos y servicios de calidad

La Calidad absoluta es el estado más evolucionado dentro de las sucesivas transformaciones que se pueden realizar en el ejercicio: prueba y error. 

Dentro de todo organismo, institución o empresa se espera y trabaja por lograr y hacer realidad el concepto de calidad a lo largo del tiempo. En un inicio se comienza a hablar en las compañías del proceso de control de calidad, que vendría siendo la primera etapa en la gestión de la excelencia que se fundamenta en las técnicas de inspección aplicadas a la producción.

Subsiguientemente, surge el aseguramiento de la calidad, que es la etapa que busca responder un nivel continuo de la calidad del producto o servicio proporcionado. Posteriormente se establece lo que hoy en día se conoce como calidad total, que vendría a ser un sistema de gestión empresarial íntimamente relacionado con el concepto de mejora constante y que involucra ambas fases mencionada con anterioridad. 

Los principales fundamentos de este sistema de gestión son:

• Obtención de una absoluta satisfacción de las necesidades y expectativas del cliente (interno y externo).

• Proceso de un constante perfeccionamiento en todas las actividades y procesos llevados a cabo en la compañía.

• Absoluto compromiso de la dirección y un liderazgo activo de todo el equipo directivo.

• Colaboración de los integrantes que conforman  la organización y estimulan el trabajo en equipo hacia una gestión de calidad total.

• Gestión de los procesos claves de la organización, prevaleciendo las barreras departamentales y distributivas que hay detrás de cada proceso.

Para W. Edwards Deming el termino de calidad es definido como  “traducir las necesidades futuras de los usuarios en características medibles, solo así un producto puede ser diseñado y fabricado para dar satisfacción a un precio que el cliente pagará; la calidad puede estar definida solamente en términos del agente".

El concepto de la calidad total brinda absoluto estimulo de  mejora constante en las empresas y la inclusión de todos los integrantes, enfocándose en gran medida  en el deleite tanto del cliente interno como del externo.

Asimismo, se puede establecer esta idea de la siguiente manera: gestión (el cuerpo directivo está totalmente comprometido) de la calidad (los requerimientos del cliente son entendidos y tomados exactamente) cuando se habla de totalidad apunta a que todo miembro de la organización está involucrado, alcanzando hasta el cliente y el proveedor. 

En definitiva, el contar con procesos que aporten a la calidad de cada producto o servicio da como resultado empresas exitosas que velan por la mejora continua.