23 OCT 2013 | COLUMNA DE OPINIÓN

Presentismo laboral: ¿Cómo enfrentarlo?

Estar más horas en el trabajo no es sinónimo de productividad e ir a trabajar enfermo puede ser más perjudicial para las empresas.

Por Carmen Paz Urbina / HSEC MAGAZINE, EMB

La Primera Encuesta sobre Promoción de la Salud y Estrategias de Bienestar en los Lugares de Trabajo, diseñada por Buck Consultants, aplicada por Adimark y encargada por Isapre Consalud y Promondo, arrojó que las empresas chilenas están muy preocupadas por el presentismo laboral. Según la medición, el 89% de ellas elabora estrategias de salud corporativa con el objetivo de disminuir la presencia improductiva de sus trabajadores.

El presentismo laboral es un problema de salud que se genera cuando los trabajadores están más horas de las que deben en sus lugares de trabajo sin ser productivos, o cuando ciertos problemas de salud o familiares no les permiten concentrarse en sus tareas laborales. Este fenómeno puede generarse por varios motivos como: falta de personal para cumplir con las funciones, temor a perder el empleo, asistencia de personas enfermas a los centros laborales y/o problemas de salud como estrés, depresión y tabaquismo.

Un claro y reiterado ejemplo de presentismo laboral se produce cuando los trabajadores extienden de forma innecesaria sus jornadas laborales. Cuando hay momentos de tensión en las empresas, los trabajadores tratan de demostrar su lealtad y entrega laboral permaneciendo más horas de las que corresponde en su trabajo, sin embargo, esto no es beneficioso para las organizaciones, porque éstas incurren en más gastos al tener que disponer de horas extras de sus instalaciones para trabajadores que ya no están en momentos productivos.

Sin duda el presentismo laboral es uno de los problemas de salud que más afecta a las empresas chilenas. La mitad de los chilenos trabaja más de ocho horas al día y el extender su jornada laboral de forma innecesaria no aumenta su productividad. Lo importante es que vemos en este estudio que las empresas identifican el presentismo como un problema y, en consecuencia, están comenzando a tratarlo en sus estrategias de salud corporativa.

Promover la actividad física 

Otro programa destinado a reducir el presentismo, aplicado permanentemente en Consalud, está asociado con la promoción del deporte y la actividad física. Estar menos horas sentado en el escritorio no se traduce en menor productividad, todo lo contrario, pero depende de la actividad extra programática a la que se destine el tiempo. 

Es beneficioso estimular a los trabajadores a que inviertan tiempo en participar de clases deportivas o en asistir periódicamente al gimnasio. De acuerdo a nuestra propia experiencia como organización, invertir 45 minutos del horario laboral en este fin, nos muestra que quienes realizan actividad física son más productivos. Por ejemplo, de 55 trabajadores que asisten en promedio 6 veces al mes al gimnasio, 15 de ellos obtuvieron mejores resultados en su evaluación de desempeño en 2012. Por ello, es relevante que las empresas chilenas tengan como prioridad la reducción del presentismo laboral. 

Para tratar los problemas que se asocian a este fenómeno laboral es necesario que las iniciativas vayan en la línea del valor compartido, generando un beneficio para el trabajador y mejorando la forma en que las personas se enfrentan a su trabajo.