06 NOV 2013 | ARTÍCULO

¿Por qué prevenir los riesgos psicosociales?

Las crecientes transformaciones afectan no solo las condiciones de vida de las personas, sino también a los distintos grupos organizacionales.

Por Daniela Campos y Carolina Jelvez / HSEC MAGAZINE

Las formas de entender, realizar y diseñar el trabajo, se presentan muchas veces como factores de riesgo, lo que ha llevado a desarrollar nuevas patologías laborales y factores de riesgo asociados que ponen en grave peligro la salud y el bienestar físico, psicológico y social de los trabajadores. 

Hoy en día esta situación se establece como una prioridad, siendo importante conocer, aclarar y corregir de manera rápida y eficiente cómo los factores de riesgo afectan la salud de las organizaciones. 

En Chile la sociedad está tomando conciencia de lo que significa contar con condiciones laborales que brinden bie-nestar a sus trabajadores, logrando establecer un estándar mínimo de salud en el ambiente psicosocial laboral en todas las empresas a lo largo del país. Es por esto que el Ministerio de Salud junto con la Subsecretaría de Salud Pública elaboran el protocolo de vigilancia en riesgos psicosociales, el que entra en vigencia como una ley normativa que busca minimizar las enfermedades, estableciendo que las empresas tomen medidas que prevengan enfermedades laborales en el futuro, favoreciendo a una sociedad más sana y feliz. 

¿Qué son los factores de riesgo psicosociales? 

Los factores psicosociales son las condiciones presentes en una situación laboral directamente relacionadas con la organización del trabajo, con el contenido de éste y con la realización de la tarea, que tienen la capacidad de impactar positiva o negativamente el desarrollo del trabajo, afectando la salud física, psíquica y/o social del trabajador. 

Cuando esos factores psicosociales son percibidos negativamente por el trabajador se convierten en riesgos psicosociales, y producen estrés laboral. Por lo tanto, condiciones psicosociales desfavorables están en el origen de la aparición de conductas y actitudes negativas que puedan afectar un buen desarrollo en el trabajo, con consecuencias perjudiciales para la salud y para el bienestar del trabajador.

En Estados Unidos, el Instituto Nacional para la Seguridad y la Salud Ocupacional (NIOSH) menciona que el porcentaje de trabajadores que informan que su trabajo es estresante se sitúa entre el 28% y el 40%, y en donde el 26% de los trabajadores respondieron que sufrían frecuente o muy frecuentemente estrés o el síndrome de quemarse por el trabajo (burnout), debido a su actividad laboral. Además, en ese país, los trabajadores que sufren ansiedad, estrés y trastornos neuróticos pierden un mayor número de jornadas laborales, siendo la principal causa de licencias. 

Existen organizaciones que por su estructura de trabajo son más propensas a presentar altos niveles de riesgo psicosociales. Algunas consecuencias que afectan la vida laboral del trabajador y muchas veces también su vida personal son: inseguridad en el empleo, intensificación del trabajo y jornadas laborales más prolongadas, presión laboral en áreas muy competitivas, fuertes exigencias emocionales -sobre todo en el sector servicios-, violencia y acoso psicológico como un factor de estrés emocional que puede afectar a todas las profesiones y deteriorar gravemente la salud mental y física de las víctimas y de los testigos. 

Prevenir es la clave

Al prevenir los riesgos psicosociales, se modifican inmediatamente las condiciones del trabajo que afectan de manera negativa la salud de las personas, favoreciendo los factores protectores con los que cuenta la organización, evitando que organizaciones enfermas afecten la salud de sus trabajadores. Por lo tanto, las acciones deben considerar los focos de riesgo antes mencionados y generar planes que los aborden de manera efectiva.

Prevenir los riesgos psicosociales nos ayuda a tener buenas condiciones de seguridad en la salud de los trabajadores, tener autonomía y responsabilidad proporcional a las labores que se realizan, manejar los conocimientos adecuadamente en relación a las labores diarias que requiere al puesto de trabajo, mantener un trato personal y profesional digno con todos los trabajadores de la organización y asegurar la calidad de vida como fuente de bienestar, satisfacción y salud en el trabajo.