21 MAY 2019 | Artículos de interés

Organizar mejor a tu equipo de manera remota.

El trabajo remoto es una modalidad que brinda múltiples beneficios tanto a las compañías como a sus equipos de trabajo.

Este se refiere a una manera de realizar las labores sin tener que acudir a una oficina o espacio determinado. Su implementación puede incrementar tanto el sentido de lealtad y pertenencia de los empleados, como disminuir los costos de manera considerable.

Tal integración dependerá de varios factores, sobre todo de los relacionados con las necesidades de la compañía; sin embargo, las siguientes son algunas de las pautas más relevantes para lograrla con éxito:

Conforma un equipo sólido. Las características de esta modalidad profesional requieren personas comprometidas y atentas, por lo que la selección del equipo o la consolidación de su responsabilidad, será de las partes más rigurosas del proceso.

Diseña un plan funcional. La organización es otra de las claves fundamentales para un buen desempeño, conforme a esta se regirán las acciones para cubrir las tareas en tiempo y forma.

          - Integra objetivos e indicadores de medición. Al incluir estos aspectos en el plan de trabajo será más sencillo valorar el cumplimiento de las responsabilidades, así como que las personas se involucren adecuadamente.

Mantén la comunicación constante. Es muy importante que el equipo se comunique continuamente para evitar malentendidos y tener muy claros tanto el volumen, como el flujo de trabajo.

          - Programa al menos una video llamada. Diversos profesionales recomiendan que integre por lo menos una video llamada al día, pues es el único medio de comunicación que requiere la presencia y atención total de los miembros del equipo que están a distancia. 

          - De ser posible, agenda reuniones presenciales. Si el total del grupo (o la mayoría) se encuentra en la misma región, calendariza reuniones en persona que permitan intercambiar ideas de manera más precisa, así como fortalecer los lazos profesionales. 

          - Brinda seguimiento. Estar al tanto de los pendientes y necesidades de cada célula de trabajo no solo te otorgará información crucial sobre la eficiencia de la modalidad, sino que mejorará la cultura de confianza y te ayudará a identificar virtudes y áreas de oportunidad.

Utiliza herramientas eficientes. Adicional a lo anterior, el ambiente laboral ideal no depende solo de la actitud o disposición de las personas involucradas, sino de las plataformas que harán posible la realización de actividades: se recomienda el uso de redes sociales internas, administradores de tareas, discos duros virtuales, entre otros.

El trabajo a distancia es una gran oportunidad para las empresas, sobre todo para aquellas que apenas inician o cuentan con recursos limitados, pues además de impulsar la optimización de recursos, aumenta el interés y compromiso de los involucrados.