13 MAR 2014 | NOTA DE INTERÉS

Motivación y entusiasmo

Tener un personal a gusto, con ganas trabajar, es vital para el buen desempeño de las labores.

 

Existen muchas formas para mejorar la productiva del personal, siendo una de las más potentes y efectivas el tener trabajadores entusiasmados con lo que hacen, para que se dé esta situación, es recomendable realizar algún plan de estimulación para los empleados, ya que es completamente fundamental la motivación del equipo para tener éxito.

Crear un sistema que promueva la motivación es posible. Uno de los puntos que hay que desarrollar es un buen ambiente laboral donde se estimule el compañerismo, el esparcimiento y la productividad. Todo esto debe tener concordancia con el tipo de labores realizadas y con la constitución del personal, por ejemplo, es muy factible realizar actividades mensuales ligadas al logro de metas saludables, quienes llegasen al acuerdo serían merecedores de algún premio que puede ser dinero o tiempo libre. 

Hay simples actividades que se pueden llevar a cabo en los mismos puestos de trabajo, para elevar los humores y la motivación en la oficina. Esto, a su vez, logrará crear un ambiente agradable donde dan ganas de estar y trabajar, por ende el rendimiento laboral de todo el entorno mejoraría.

Existen otros incentivos que entregan una motivación más profunda y personal a los trabajadores, son aquellos que están ligados al crecimiento profesional del trabajador, ya que todo empleado siente gran entusiasmo al ir creciendo y desarrollándose en su trabajo.

Al capacitar a los empleados se logra que la persona valore más el trabajo y se sienta motivado en esforzarse para que las tareas se cumplan de manera perfecta, si se tiene en cuenta que hay muchas organizaciones en las que se ha llevado a cabo este proceso de manera exitosa, resulta muy recomendable ponerlo en práctica, ya que estos beneficios realizan modificaciones internas muy positivas.

Es importante entender que la motivación no se trata solo de un sistema de premios y castigos, sino de: estimulación que surge  al momento en que se cumple con las labores encomendadas.

A continuación se muestran buenos consejos que pueden desarrollar la motivación del personal que se tienen a cargo:

-Poseer buenas relaciones con el entorno

-Tener comunicación con los jefes

-Entregar premios y reconocimientos

-Realizar actividades recreativas para una mayor motivación

-Establecer metas claras

-Ofrecer  buenas compensaciones

-Ser imparcial al momento de promover el personal

-Ofrecer crecimiento laboral y profesional

En definitiva, impulsar la motivación en el entorno y, a la vez, que se trate cada caso a nivel personal generará que existan excelentes empleados y un agradable lugar de trabajo.