23 FEB 2015 | NOTA DE INTERÉS

Mejora continua

Independiente de su tamaño, en la actualidad las empresas enfrentan desafíos cada vez mayores en cuanto a su rentabilidad, calidad, tecnología y desarrollo sostenible, entre otras variables.

Por estos motivos, y considerando que tales presiones se deben transformar en una ventaja competitiva, es necesario que daca empresa desarrolle un sistema de gestión eficiente adaptado a las necesidades de sus procesos de negocios con el fin de utilizarlo sistemáticamente para mantener y mejorar constantemente el desempeño general de una compañía.

Existen algunas empresas que plantean una aproximación integral y reúnen cuestiones de calidad, medio ambiente, salud y seguridad en un solo sistema, pero muchas compañías no extraen el valor total de sus sistemas de gestión porque generalmente son percibidas como una herramienta para mantener el estado de las cosas en vez de un modo de gestionar el cambio y la mejora. Sin embargo, un sistema de gestión eficaz debe incrementar valor al negocio, esencialmente al hacer las cosas mejor, más baratas o más rápidas mientras el sistema madura y se desarrolla.

Pero cuáles son las ventajas de implementar y certificar un sistema de gestión. Una primera respuestas, es que la implementación de este sistema permite a una compañía, gestionar los múltiples desafíos a los se enfrentan a diario. En segundo lugar, es que permite el desarrollo e implementación de procesos y normas de desempeño para medir y cumplir con estos desafíos, los que a su vez integran principios de negocios a los sistemas de gestión.

De esta manera, podemos señalar que implementar un sistema de gestión le da la oportunidad de centrarse en la optimización de las áreas más importantes para sus partes interesadas y usted, junto con dar énfasis a la mejora continua de todos los procesos de una compañía.

¿Es importante certificar mi sistema de gestión?

Sin duda que sí. El motivo más convincente puede simplemente ser el de que los altos directivos vean como un valor agregado que terceros de renombre auditen independientemente sus sistemas de gestión, informen sus hallazgos y documenten el resultado mediante la emisión de un certificado. La gestión necesita llevar una ventaja y apenas puede permitirse el lujo de que incidentes causados por la falta de control afecten el valor de su marca.

Además de los motivos mencionados anteriormente, existen una serie de otros  factores por los que una compañía debe certificar su sistema de gestión. Entre estos podemos mencionar: El certificado como un fuerte factor inicial de motivación. Los requisitos reglamentarios, también son otro motivo y las exigencias de la globalización, con su insistencia en procesos más sofisticados y una rendición de cuentas más precisa de la conducta del negocio para con una muchedumbre de partes interesadas, son otro más.

La certificación por conformidad  del sistema de gestión de su empresa, es el camino en que la aproximación se funda en los riesgos. Al volver el enfoque hacia los riesgos que suponen los retos más grandes, usted se llevará la recompensa.