16 JUN 2015 | ARTÍCULO

"Marcas que desafían la fama del "hecho en china”

“Los productos chinos tienen fama de baratos y de mala calidad. Pero están surgiendo competidores en el sector de lujo”.

Cortesía / El Comercio 

Durante décadas los productos fabricados en China han soportado la mala fama de ser baratos y de baja calidad. Pero adivina qué: el "Made in China" o "Hecho en China", puede dejar de ser el patito feo de las marcas, y comenzar a ser percibido como algo con más clase.

Para satisfacer la voracidad de la nueva clase alta en China, las empresas de ese país han comenzado a desarrollarse como genuinos competidores de reconocidas marcas internacionales.

Su participación de mercado aún es muy pequeña para medirlas, pero algunos expertos señalan que este es el comienzo de una tendencia duradera.

EL ORIGEN DEL CAMBIO

Todavía es más probable que sigan optando por un vestido Louis Vuitton o Gucci, antes que uno de la marca Uma Wang o Masha Ma, pero estas marcas locales están aprovechando una situación creada por un triple cambio simultáneo.

Primero, se produjo un cambio en el gusto de los chinos millonarios, quienes han pasado de los excesos con joyas de oro y diamantes, a prendas más clásicas. En los últimos años han cambiado los gustos de los millonarios chinos, algo que favorece a la industria local.

Segundo, se han producido importantes mejoras en la producción de artículos chinos, lo cual les ha ayudado a combatir el estigma "hecho en China" y a posicionarse positivamente frente a sus competidores globales.

Y tercero, el resurgimiento del "sueño chino", impulsado por el presidente Xi Jinping, trajo un sentimiento nacionalista que se ha traducido en un mayor consumo de marcas locales.

"Las marcas chinas han salido al mercado con fuerza propia", dice Jean-Baptiste Andriani, director académico en Shanghái de la sección de la IFA (escuela de moda y diseño de París).

EL BOCHORNO HA CONCLUIDO

"Anteriormente las personas se sentían avergonzadas de recibir cualquier cosa elaborada en China. Ese no es el caso ahora", comenta Shaun Rein, autor de "El fin de los imitadores en China" (The End of the Copycat China), y fundador de la firma consultora China Market Research Group.

"En líneas generales, es un momento excitante para las marcas chinas. Las personas están buscando un estilo de vida chino al cual poder aspirar".

SECRETOS DE BELLEZA

El valor del mercado de cosméticos en China creció de US$14.500 millones en el 2010 a US$26.500 millones en el 2013, de acuerdo con cifras publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas de ese país.

Todavía el mercado se encuentra dominado por gigantes como Procter & Gamble o L’Oreal, pero sus cuotas de mercado vienen bajando cada año mientras que las marcas locales crecen.

"A las mujeres chinas no les gustan los productos extranjeros, los cuales perciben como marcas para personas blancas", explica Shaun Rein, del China Market Research Group.

Rein comenta que las consumidoras chinas no lo piensan dos veces para cambiar de marca, y tienden a utilizar diferentes productos para el cuidado de la piel de acuerdo al clima. Utilizan más capas de productos que las mujeres de países occidentales, y buscan por los mejores para aclarar la piel y darle luminosidad.

EL LENTO AVANCE DE LA MODA

Brand New China (BNC) eligió Sanlitun, una zona de moda en Beijing, para montar una tienda donde exhibe lo mejor de la moda y el diseño de China. El local se encuentra a pocos metros de establecimientos de Chanel y Armani, procurando conquistar a un tipo de consumidor: aquel que está cambiando los grandes logos por unos más específicos y con nombres más discretos.

Un estudio de opinión reveló que 44% de los consumidores chinos estaría dispuesto a probar una marca nueva de lujo en los próximos tres años, lo cual es una muy buena noticia para los diseñadores locales.

El local, de unos 200 metros cuadrados, está lleno con sedas estampadas, vestidos desarmados, zapatos futurísticos y carteras que parecen pinturas de Mondrian. Todos tienen un elemento en común: un ligero toque de China, bien sea por el material utilizado o por el diseño.

GUSTO ADQUIRIDO: CAVIAR

En menos de una década China se ha posicionado como el mayor productor de caviar del mundo, llenando el vacío dejado por la pesca desmedida e ilegal en el mar Caspio.

Los preciosos huevos, crías cultivadas de esturiones importados de Irán y Rusia hace 20 años, se comparan en calidad con los de los productores más tradicionales. Los huevos recibieron el certificado "Hecho en China" en el 2006.