31 MAR 2015 | NOTA DE INTERÉS

Mando en la estructura organizacional

La cadena de mando apunta al orden jerárquico que existe en el interior de una empresa.

Desde la plana inferior hasta la plana mayor de una organización se debe responder a un superior o departamento dependiendo de la ubicación en la que se encuentre en la cadena organizacional.

En una compañía la cadena de mando no únicamente instituye la rendición de cuentas del trabajo realizado, instaura las líneas de una empresa de autoridad y poder al momento de tomar decisiones.

Por medio de un organigrama se fija la información establecida en la etapa final del diseño organizacional, lo que constituye la estructura de una compañía. Iniciando en la parte inferior, cada cargo está unido por una línea a una por encima de ella. Siguiendo con la línea vertical de posición en posición revela la cadena de mando. Cada trabajador forma parte del eslabón de la cadena.
 
Un gerente puede estar relacionado con muchos subordinados o pocos. El número de personas que reportan a un gerente se le llama alcance del control del gerente. Los gerentes con grandes alcances de control tienen muchos subordinados, y no es posible que un administrador examine de cerca la actividad. En consecuencia, los empleados menores como directivos tienen más autoridad para realizar sus trabajos e incluso tomar decisiones que tienen los empleados de presentación de informes a los administradores con alcances estrechos de control.

Existen modelos de organización plano que es cuando un gerente tiene un extenso abanico de control, el organigrama adquiere un aspecto horizontal. En las estructuras orgánicas, a la cadena de mando se le resta importancia, ya que el poder se distribuye entre los empleados.

Están las organizaciones verticales donde los administradores supervisan de cerca a los subordinados y sólo pueden manejar unos pocos. Estos gerentes tienen alcances estrechos de control. Los alcances estrechos requieren más gerentes para asegurarse de que todos los empleados están debidamente supervisados.
 
En definitiva, al tener una cadena de mando se asegura que cada tarea, puesto de trabajo y departamento tenga una persona que asuma determinada responsabilidad y al ser así se puede evaluar su desempeño en relación al cargo que se posee.