15 JUL 2014 | NOTA DE INTERÉS

Madres solteras y el trabajo

Son muchas las mujeres que deben realizar diferentes roles, los cuales debe aprender a compatibilizar.

Las mujeres hoy realizan diversos roles dentro de la sociedad, los cuales ejecutan con el máximo profesionalismo, ya que la exigencia de género es igual en términos laborales y no se les perdona si es que no cumplen. El ser jefa de hogar y estar a la cabeza en una empresa o trabajar para una, demanda gran energía y enfoque. Si a esto se le suma el ser madre soltera la tarea se hace menos dura, ya que se debe ganar dinero para mantener el hogar.

El estar a la cabeza de una familia siendo madre soltera es un rol de alta exigencia, ya que no hay tiempo para enfermarse o detenerse a pensar, ya que de ella depende el pago de cuentas, alimentación y educación. En estos casos no queda más que aplicar la versatilidad y sacar energía la que muchas veces brota gracias al amor de los hijos.

Estudios indican que un gran número de familias monoparentales son de mujeres (viudas, divorciadas, separadas y solteras); sus ingresos son bajos en comparación al coste de vida y la gran mayoría de estas familias viven en situación de pobreza; siendo un gran inconveniente que las madres solas poseen dificultad en encontrar trabajos frente a una mujer que no tenga hijos, en especial cuando se habla de mujeres con un bajo nivel educacional e inadecuada formación profesional; todo esto radica en la dificultad de compatibilizar el trabajo con la crianza y educación de sus hijos.

Debido a la falta de oportunidad y tiempo, son muchas las mujeres que se las ingenian para crear algún trabajo para poder realizarlo en casa, de este modo siguen al cuidado de sus hijos. Por parte de las empresas se espera que otorguen oportunidades a mujeres solteras con hijos, ya que se caracterizan por ser muy comprometida con las labores debido a que valoran mucho el contar con un empleo que les permita mantener el hogar.

Es fundamental encontrar apoyo familiar y que en el trabajo se entregue más libertades, sobre todo en temas horarios, y preparar actividades con los hijos para así ayudar a sobrellevar de mejor manera el conflicto de compatibilizar.