26 NOV 2013 | NOTA DE INTERÉS

Los desafíos hacen bien

Es bueno proponerse metas en la vida, para estar motivado.

Los que ya han logrado el sueño de la independencia laboral y gozan del privilegio de la estabilidad comercial gracias a su Pyme, pueden sentir cierta desmotivación después del desafío cumplido, lo cual es normal,  porque al lograr el cometido se experimenta una sensación de vacío, donde se siente la falta de algo porqué luchar.  

Los desafíos pueden ser vistos como verdaderas oportunidades que tienen como finalidad lograr el desarrollo de las personas. Muchos no se forjan retos por miedo a no poder cumplir con las expectativas, en este contexto las dudas nublan la mente y hacen muy difícil conseguir el objetivo en particular, ya que el escenario se presenta poco favorable.

Todo emprendedor sabe que la actitud con la que enfrenta un reto resulta determinante, ya que ésta incide en gran medida sobre el resultado del mismo, actitudes negativas, derrotistas o pesimistas solamente llevan a acrecentar la falta de confianza y auto-estima, lo que termina ocasionando que se experimente una sensación absoluta de fracaso, lo cual predispone por completo a la persona a que nada le resulte.

Los que ya son dueños de empresas saben mucho sobre cómo concretar desafíos, porque han sido vencedores frente a todas las situaciones negativas, han logrado llevar a cabo la idea de la empresa propia. El experimentar el triunfo no es el final de la tarea, puede ser el principio de ésta.

Es productivo imponerse de manera constante nuevos desafíos, ya que se vive más motivado: llegando a crecer de manera constante. El frenarse y quedarse estancado, conforme con lo logrado hará que a la larga la victoria lograda pierda el valor inicial.