07 FEB 2014 | NOTA DE INTERÉS

Los conflictos de un emprendedor

Todo empresario debe saber que se enfrentará a muchas dificultades para lograr el éxito, al poner en marcha su empresa propia.

Al momento de emprender se debe tener claro que ésta aventura tendrá tanto de dulce como de agraz. El plantearse, desde un principio, en los peores escenarios, es una manera efectiva para poder enfrentar los futuros problemas.

Son muchas las Pymes que fracasan antes de cumplir el primer año de vida, principalmente por la falta de experiencia y la incapacidad de resolver problemas. Es importante tener claro que detrás de cada éxito, existió un camino dificultoso que en ocasiones imposibilitaba avanzar con facilidad.

Situaciones que se repiten y juegan en contra del emprendimiento:

Poca experiencia: Al ser primerizo en temas de emprendimiento, se suelen cometer errores en áreas como la administración, jefatura y comunicación, por eso es importante investigar y buscar asesoramiento.

Dinero justo: La gran mayoría de las Pymes se inician con un limitado capital lo que hace que empresa tambaleen al momento de presentarse algún imprevisto. Es fundamental contar con algún fondo para desarrollar las operaciones básicas que la actividad en cuestión requiere o en caso de alguna emergencia.

Falencias en cobranzas: No se presta mucha atención a este tema, pero es fundamental al momento de vender a crédito escoger convenientemente a los clientes, sus límites crediticios, los términos de pago y gestionar correctamente las cobranzas.

Mala selección de colaboradores: Muchas veces se escogen personas poco apropiadas para el desarrollo de las diversas tareas. La  falta de experiencia, aptitudes, actitudes o poca moral pueden acarrear diversos problemas, por ejemplo, pérdidas de clientes por mala atención.

Despilfarro de dinero: Invertir en sectores no apropiados o despilfarrar las ganancias, son razones que llevan al fracaso.

Mala selección de socios: Es difícil hallar un socio con los mismos intereses, valores y objetivos, siendo una de las razones fundamentales del fracaso.

En definitiva, se debe tener cuidado al momento de tomar decisiones para no caer en irreparables errores. Fundamental es saber enfrentar de manera certera cada uno de los inconvenientes que se presenten.