28 JUL 2015 | Nota de interés

Lo sano de trabajar

El tener la mente ocupada hace que las personas se focalicen, se sientan útiles y logren sus objetivos. 

 

Desde que el hombre habita en el planeta tuvo que enfrentarse a diferentes tareas para sobrevivir. La necesidad de alimentarse, de abrigarse y de entretenerse hizo que se iniciaran actividades que podríamos asumir como trabajo, lo que les permitía disfrutar de la anhelada recompensa. Con el paso del tiempo, esto se fue regulando y mutando en ciertos detalles pero el trasfondo, hasta los días de hoy, sigue siendo el mismos.

Toda empresa concentra un trabajo, en un horario establecido los trabajadores deben cumplir con diversas tareas, las que les permite a fin de mes recibir una paga. Así funciona el mundo. El ordenamiento mundial hace que las personas dispongan gran parte del día en trabajar.

Es una realidad que muchas personas se quejan por sus trabajos, por el horario, la paga, los jefes… pero dentro del ordenamiento de la sociedad el no tener una ocupación hace que la persona experimente terribles estados de ánimo. Asimismo, si se deja de lado el tema monetario, de igual modo se necesita ocupar la mente en la construcción de algo, ya sea en algún proyecto personal o de un tercero.

Si comenzamos a pensar sobre el sentido del trabajo humano se involucra también sobre la finalidad de la empresa. Si se plantea la interrogante de ¿por qué trabaja el hombre?, lo más inmediato que podría señalarse es que para producir bienes necesarios. Lo que no es errado, pero no es esta la única razón. En efecto, si se le pregunta a un estudiante por qué cursa tal o cual carrera, sería normal escuchar que alude a que aquella actividad “le gusta” o que era lo que más le llamaba la atención, y sólo de modo secundario se referirá al dinero. De la misma manera, un número menor se encontraría dispuestos a ganar mucho dinero si eso les conllevaría a ejercer un trabajo que realmente no fuera de su agrado y que le hiciera experimentar la sensación de frustración. 

En los momentos de cesantía que pudiera tener una persona no solo el tema monetario es lo que la hace sentir desesperación, sino el hecho de no sentirse útil, es que el hombre está acostumbrado a tener la mente ocupada en alguna tarea. Se indica que muchas enfermedades mentales nacen producto de la desocupación. Siendo recomendable que en momento de tener lagunas laborales se cree una rutina que mantenga la mente ocupada y así no caer en depresión, ya que trabajar en algún cometido es algo saludable para el hombre.