17 APR 2014 | NOTA DE INTERÉS

Las dos caras del emprendimiento femenino

Muchas mujeres que vienen de realidades muy distintas deciden emprender contribuyendo a mejorar la calidad de vida de quienes están bajo su responsabilidad

Las mujeres están marcando presencia en el mundo de emprendimiento, es así como se han dado las condiciones para que la mujer asuma un rol sumamente importante en el mundo laboral, siendo en muchos casos precursoras de la principal fuente de ingreso del hogar.

Según el Global Entrepreneurship Monitor: “Mujeres y actividad Emprendedora en Chile 2009-2010”, el emprendimiento es considerado un factor determinante para el desarrollo económico y social de los países.  En dicha investigación se señaló que al momento de vivir los efectos de la crisis económica financiera mundial, el trabajar en el negocio propio adquirió gran relevancia y exigió una mayor visión y agudeza en los potenciales emprendedores.

En el caso de la realidad que se vive en chile se ha señalado que el emprendimiento  se emplaza primariamente en los dos extremos de la distribución de ingresos. En el primero, se encuentran aquellas mujeres de bajos recursos, quienes recurren a la opción de crear una fuente laboral como la mejor opción de supervivencia, debido a las escasas alternativas laborales o la imposibilidad de cumplir horario laboral por no tener con quién dejar a cargo a sus hijos. Entre ellas, la proporción de jefas de hogar es mayor al promedio de la población (superando el 30%), así como lo es también el porcentaje de quienes son la única fuente de ingreso de su hogar (24%).

La realidad económica de este grupo de mujeres las sitúa en la línea más vulnerable de la pobreza, la que apunta a un bajo nivel de ingresos. A esto hay que sumarle una incompleta escolaridad, lo que les dificulta más la posibilidad de mejores oportunidades laborales. En este contexto el emprendimiento es la opción para tener un sustento.

En segundo lugar, se encuentra otro grupo, que está compuesto por aquellas mujeres que poseen un mayor ingreso y preparación. Ellas deciden emprender, en algo ligado con su profesión o con algún negocio relacionado con alguna temática de interés personal. Las oportunidades de opciones laborales de este grupo son altas pero el emprendimiento lo asocian como una opción de superación.

En definitiva, ambos grupos de emprendedoras contribuyen a reactivar la economía. En su rol de empresarias han debido buscar insistentemente  oportunidades, aprovechando las existentes y generando nuevas fuentes de trabajo e ingresos lo que implica que generen una economía no es estática, sino algo vivo de igual manera que lo es el sueño y el esfuerzo de superación