14 NOV 2013 | MI NEGOCIO

Las crisis también generan oportunidades

Los problemas, muchas veces, pueden derivan en productivos e importantes cambios.

Cuando un negocio o una relación pasan por un periodo de crisis, en ambos escenarios, existen dos caminos a seguir: dejarse aplastar por el problema y terminar con todo o enfrentar la problemática, identificando las dificultades para darles solución, volcando y encarando la complicada situación como una oportunidad de cambio.

El significado de la palabra crisis proviene del griego Krisis y éste del verbo Krinein, que significa “separar” o “decidir”. Para los chinos el significado es asociado a peligro y oportunidad. Por ese motivo, se puede indicar que la crisis es una instancia de cambio o ruptura ideal para tomar una decisión sobre cuál camino escoger.

Es muy común que los dueños de Pymes no sepan o no cuenten con la experiencia suficiente para enfrentar algún tipo de crisis, lo que conlleva a que los negocios rápidamente desaparezcan. Es fundamental ser perseverantes y mentalizarse en la búsqueda de soluciones, ya que éstas siempre existen. A continuación se dan a conocer unos puntos importantes a seguir en los momentos que una compañía enfrenta problemas:

Manos a la obra: Es fundamental comenzar a trabajar en busca de soluciones desde el día en el que se identifica el problema.

No perder la calma: Este es un momento para no desesperar ni entrar en pánico. Un líder debe mostrar sus habilidades en éste momento, manejarse a él y a los demás de manera que nadie se vea superado por la situación.

Aniquilar lo malo: Es recomendable terminar con todos aquellos elementos que ayudan o alimentan la crisis.

Formar un equipo: Es necesario crear un equipo y enfrentar la situación como tal. Un solo cerebro no puede lograr lo que un grupo de personas comprometidas y alineadas como equipo pueden conseguir.

Aprender de los errores: Para concluir es importante que toda crisis sirva para madurar y reinventarse.