23 APR 2018 | Artículo de interés

Las 6 cosas que nunca debes decirle a tus empleados.

Se sabe que el espacio laboral es tanto un lugar de posibilidades sociales, como un arduo campo de batalla, por lo que siempre debes velar por la moral de tu equipo de trabajo.

Debido a las responsabilidades y presiones laborales, los líderes de equipo pueden ceder a una relación profesional poco provechosa, perdiendo de vista que el capital humano no solo atiende a estadísticas y resultados, sino a necesidades e inquietudes propias.

Para que no pierdas de vista que una empresa requiere una filosofía equilibrada entre números y conciencia, toma en cuenta aquello que nunca debes mencionar a tus empleados:

1. Que todo va perfecto

Evadir el margen de error en la empresa evita la retroalimentación efectiva. Al no atender opiniones sobre el desempeño general se dejarán de lado los problemas de la empresa y sus posibles soluciones, guiándolos a un círculo vicioso de operaciones negativas.

2. Lo que piensas de otros empleados

Ya sea para hablar bien o mal, debes evitar las pláticas íntimas sobre otros empleados, pues además de poco profesional, ésta tendencia puede ocasionar malentendidos y un ambiente laboral indeseado.

3. Que no hay tiempo para lo que necesitan

A pesar de que tu empresa cuente con otras prioridades, al momento de recibir alguna sugerencia nunca debes aseverar que no hay tiempo, presupuesto o consideración para alguna nueva propuesta. Es primordial que las personas se sepan escuchadas y apreciadas, esto mantiene su compromiso con la compañía.

4. Los aspectos negativos de la empresa

Compartir las malas rachas de la compañía con un compañero de trabajo no generará ningún buen resultado, a menos que éste sea parte fundamental de tu directiva o del equipo de solución. Hablar sin responsabilidad de las crisis por las que atraviesa la empresa puede confundirlos, nublar su visión y generar una tensión laboral inadecuada.

5. Que te parecen poco competentes

Ya sea a través de gestos o frases que impliquen algún tipo de inconformidad, jamás debes dirigirte a un colega de manera ofensiva ni desmoralizarlo menospreciando sus habilidades o la supuesta carencia de ellas. En lugar de ello, motiva el diálogo constructivo y aprovecha las virtudes y áreas de oportunidad en conjunto. Desarrolla un plan para mejorar la situación.

6. Lo que te gusta o no te gusta de tu trabajo

Los aspectos positivos o negativos que veas en tus propias labores son información reservada. Evita realizar comentarios que sugieran que te encuentras a disgusto con tus actividades o el rumbo de la empresa, pues son temas que deben tratarse con discreción. Además, compartir esta clase de comentarios puede desmoralizar a tus compañeros y complicar las relaciones profesionales, al igual que su desempeño laboral.