13 MAR 2014 | NOTA DE INTERÉS

La significancia de la imagen corporativa

Lo que se percibe de una empresa es tan significativo como lo que se vende u ofrece.

Al momento de querer consolidar una empresa se debe trabajar en diversos focos, ya que no solo hay que prestar atención a la venta, administración o contabilidad, sino también a la imagen externa e interna, ya que ambas se proyectan en el consumidor. Dependiendo de cómo se haga el trabajo es la visión que la gente tendrá, por eso, es de gran importancia dedicar tiempo a esto.

Una imagen potente y característica de una empresa que vaya acorde con su filosofía de trabajo establece un valor esencial al momento de posicionarse en el sector al que apunta y de diferenciarse de la competencia, lo que va generando identidad en la marca.

Se puede definir la imagen de una compañía como un conjunto de representaciones mentales que emanan de las personas al recibir y procesar diversos mensajes de determinada empresa, en definitiva, todo lo que se viene a la mente cuando se escucha o se ve el logo con el nombre de una institución; es la imagen.

La imagen corporativa es el resultado de un conjunto de cualidades que los consumidores atribuyen a una determinada empresa, es decir, es lo que la empresa significa para la sociedad, cómo se la percibe.
En definitiva la imagen de una compañía está establecida por lo que el colectivo piensa de ella y para que este pensamiento sea favorable se debe plantear una clara estrategia de comunicación.

Factores que favorecen a una buena imagen corporativa:

Trasmitir notoriedad y prestigio: Importante es comunicar lo que hace la compañía, el progreso que está teniendo por algún medio, debido que esto entrega mayor nitidez, claridad y mantiene al tanto a los consumidores. 

Estrategias: Fundamental es que todo sea debidamente estudiado, por ejemplo, los colores con los cuales está pintada la fachada de la empresa, la vestimenta, la ubicación, la publicidad, el discurso que operen los directores, etc, todo tiene un objetivo visiblemente definido y planificado, es lo que llama estrategia comunicacional.


Casos de crisis:
Toda empresa corre el riesgo de presentar algún problema, por eso, es importante prever y saber actuar frente a los sucesos negativos. Dar la cara de manera correcta puede hacer que la imagen de la empresa no salga dañada.