22 JAN 2014 | COLUMNA DE OPINIÓN

La “Muerte”del XP

El 8 de abril de 2014 marca el fin del soporte técnico para Windows XP por parte de su fabricante, Microsoft. ¿Qué significa este hecho para los miles de usuarios y empresas que aún emplean este sistema operativo?.

Por Francisca Arenas / Channel News, EMB

En octubre de 2001, Microsoft revolucionaba el mercado con el lanzamiento del sistema operativo Windows XP. Un sistema que acompañó por 12 años a todos quienes usaron un PC, pero, en este tiempo, han ocurrido grandes transformaciones sociales y del mercado, lo que ha obligado a la marca a dar fin al soporte de Windows XP e impulsar sistemas más modernos como Windows 8.1. 

Si bien Windows XP seguirá funcionando en los dispositivos que lo tengan instalados, la compañía dejará de entregar soporte, lo que significa que no habrá actualizaciones (o “parches”) para corregir alguna vulnerabilidad del sistema. Por lo tanto, después de abril de 2014, el usuario que siga prefiriendo este sistema por sobre otros más modernos, quedará abierto a que hackers y virus puedan entrar a su computador. 

El uso de software sin soporte supone no recibir alertas de ningún tipo desde Microsoft, ni actualizaciones de seguridad ni parches de resolución de incidencias. Con ello, sus sistemas se hacen vulnerables y pueden someter tanto a su empresa como a sus clientes a riesgos y limitar seriamente su capacidad para aprovechar adecuadamente el potencial del resto de sus inversiones en TI. Además, será mucho más difícil poder actualizar otros programas de software.

Pero, más allá del soporte, para que las Tecnologías de la Información puedan generar valor en el negocio es necesario innovar. La mayoría de los usuarios al día de hoy esperan capacidades en sus computadores que prácticamente ni se conocían en el año 2001. El acceso desde cualquier lugar y el uso de equipos de múltiples formatos, el desarrollo de las redes sociales o la nube son solo unos pocos ejemplos de los tremendos cambios que se han producido en esta última década.

Según la evaluación hecha al interior de la empresa, el sistema operativo Windows XP fue un muy buen sistema, sin embargo, hoy ya no está al nivel de los requerimientos ciudadanos. En este sentido, nuestras nuevas propuestas, Windows 7 y Windows 8, son sistemas más livianos, incrementan la productividad de un equipo, y son multiplataformas, entre otras ventajas. Verdaderamente lo que sucede es que hay elementos como la seguridad, la encriptación, la conexión y el trabajo en la nube que son nuevas formas de trabajo y que vienen de la mano con los nuevos sistemas operativos. 

Proceso de cambio

En todo caso, en Microsoft, vemos que el proceso de modernización desde Windows XP a Windows 7 u 8, no debiese ser un proceso muy lento, puesto que está en relación con las cifras a nivel mundial y de Latinoamérica.

A nivel mundial, hay una penetración de Windows XP de un 28,2%, una cifra que está sobre el promedio que tiene Latinoamérica y Chile, que se ubican por debajo del 26,5%. Una situación que nos tiene optimistas en que esta migración puede ser rápida. Hoy en Microsoft, esperamos que de aquí a un año, los computadores que tienen Windows XP hayan migrado a sistemas operativos más modernos. Un cambio que estamos seguros que es necesario y que, si bien en algunos casos esta actualización significará una inversión, las ventajas comparativas que tendrán con los sistemas más modernos son verdaderamente sustanciales.