30 DEC 2014 | NOTA DE INTERÉS

La equidad de género

El instaurar la cultura de la equidad es ir un paso adelante frente al mundo organizacional.

Es todo un desafío lograr equidad de género en las empresas y que ésta sea parte de la cultura social, laboral y prsonal. La igualdad de género consiste en que el respeto sea el eje primordial, sustentado siempre en el acatamiento de los derechos humanos. Asimismo, como del desarrollo económico justo e igualitario.

Las organizaciones que desarrollan esto trabajan por la transversalidad de enfoques diferenciales frente a todas las políticas, programas y proyectos que desarrolla y sobre las que tenga incidencia la cartera.

Asimismo, la equidad de género no solo apunta a la obtención de igualdad, se enfoca en lograr un trabajo digno, decente y de calidad, debe ser una posibilidad cierta en donde todos tengan la opción de optar a ella.

En área de recursos humanos de las empresas se debe realizar un papel proactivo, donde no solo se desempeñen las políticas internas e institucionales, sino un papel conveniente con respecto a lo que se hace y se dice a diario. 

Desde el área de recursos humanos hay que trabajar y gestionar variadas iniciativas que vayan dando vida y forma a la cultura de equidad y respeto. Para levantar eso hay que trabajar sin descanso, estimular, educar a todas las áreas de la institución a que internalicen y practiquen este cometido de manera clara y transversal.

Es recomendable llevar a cabo una política de equidad de género que defina el compromiso para fomentarla. Velar por  la igualdad de oportunidades tanto para hombres como para mujeres. Asimismo, contar con códigos y preceptos de conducta que aporten como guía para promover el respeto a la dignidad de la persona en la organización.

En definitiva, es importante que las compañías se preocupen del bienestar global, trabajando en acciones que prevengan y eliminen la discriminación. (Comprendiendo como discriminación toda distinción, exclusión o restricción que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas en las esferas política, social, económica, laboral, cultural o civil, entre otras) Lograr esto es todo un desafío para aquellos que están el área de recursos humanos y resulta un real compromiso con la sociedad.