23 MAY 2013 | MI NEGOCIO

¿La empresa va rumbo al fracaso?

El sueño de triunfar en los negocios es propio del empresario, para llegar a esto hay que tratar de no cometer errores que puedan derivar en fracasos.

 

Está claro que ningún empresario crea una compañía para destinarla al fracaso. Del emprendedor depende si se superan las pruebas correctamente. Acá se entregan algunos datos para detectar a tiempo si el futuro de la Pyme va rumbo al éxito o al olvido.

Ojo con la ubicación: lo primero que hay que tener en cuenta es el sector en el cual va a quedar ubicada la oficina. Un barrio seguro y en un punto estratégico garantizará que los clientes visiten el lugar, e inconscientemente se sentirán más confiados. Se debe tener en cuenta que el lugar posea servicio de parqueaderos y que esté ubicado en una vía de fácil acceso, los trancones y la incomodidad de la zona los harán desistir de cerrar cualquier tipo de negocio.

Mala selección del personal: escoger a la persona inadecuada podrá dificultar la tarea de hacer buenos negocios. Hay que recordar que la atención al cliente es uno de los puntos más importantes en una empresa y una actitud desafiante o grosera de algún funcionario podría significar la pérdida de clientes potenciales. No hay que olvidar que no se está exento de contratar a personas inescrupulosas que podrían manchar el nombre de la compañía.

El dinero despilfarrado: comprar los insumos necesarios para la empresa y revisar las fechas de vencimiento, evita la sobreproducción, contratar al número de personas indicadas, reparar a tiempo sus herramientas de trabajo, de manera que estas no se dañen y después tener que invertir en maquinaria nueva; y lo más importante, cumplir siempre con lo prometido a los clientes para evitar demandas multimillonarias.

La equivocada elección de socios: no se deje llevar por la primera impresión, es importante conocer a fondo a las personas que van a hacer parte del negocio. Está comprobado que la mayoría de empresas que están conformadas por amigos o familiares a largo plazo terminan divididas por disputas personales o ambiciones personales. Se debe tener en cuenta que los socios sean personas éticas y dispuestas a trabajar arduamente. Y por supuesto, que se proyecten a futuro y no se dejen estancar por la pereza o la monotonía.

La falta de experiencia: si el empresario no tiene los conocimientos adecuados o la experiencia suficiente para desarrollar su idea de negocio, es posible que no cumpla con los requisitos que le exige el mercado y muy pronto se dirija al abismo. Por eso es importante tener claridad de qué es lo que se quiere y cómo se va a lograr.

Incumplimiento de las leyes: la evasión de impuestos, los nexos con grupos ilegales y las licitaciones ganadas de forma fraudulenta tarde o temprano se terminan descubriendo. Esto logra que la entidad comercial pierda dinero, su reputación, credibilidad y finalmente quede en el olvido.