14 MAR 2014 | NOTA DE INTERÉS

La comprensión de lectura es vital

Saber comprender y entender lo que se lee es fundamental en todo aspecto de la vida.

La comprensión de lectura es uno de los vehículos más importantes para el aprendizaje personal y profesional. Son muchas las personas que al enfrentarse a un texto leen por inercia, sin comprender nada.

El tener pésima comprensión lectora es un problema serio que se le debe prestar la atención necesaria. Cuando los empresarios se ven enfrentados a una serie de papeleos y documentos, descubren que ser buenos para los negocios es solo una parte de las capacidades que se deben poseer y desarrollar.

Si reflexionamos que en todo momento se está recibiendo datos, símbolos, e información, resulta fundamental tener la habilidad de comprender y asimilar los mensajes que se entregan. El firmar un documento sin tener claro lo que dice puede traer resultados fatales, lo que es una práctica más común de lo que se cree.

Lo bueno es que la comprensión de lectura se puede ejercitar y mejorar considerablemente. Al ser el acto de leer un ejercicio mental tan rápido, no se llega a percibir que es el resultado de un complejo proceso, donde se emplazan una serie de vivencias personales en ámbitos variados que aportan significado a lo que se evoca con el lenguaje; también requiere un cierto armazón lógico que se puede ir ejercitando.

Para desarrollar la lectura comprensiva es aconsejable:

· Leer habitualmente libros que sean del interés personal para ir tomándole el gusto a la lectura.
· Obtener más vocabulario, apoyarse en el diccionario (la misma lectura nutre de conceptos al lector sin que éste se dé cuenta de ello)
· Adiestrar el pensamiento lógico, por medio de la lógica o la matemática, son muy recomendable los juegos de ingenio o el ajedrez.