26 SEP 2014 | NOTA DE INTERÉS

La autoestima como pilar

Cuando no se tienen seguridad en sí mismo, obtener resultados positivos resulta muy poco probable.

Para todo acto que se realice en la vida, es fundamental contar con el equilibrio necesario para poder desarrollar y concretar de manera certera lo que se plantea. Muchas veces la falta de éxito es asociada a diversos acontecimientos siendo uno de los patrones que más se repite la falta de autoestima, ya que ésta cumple un rol muy importante en el hombre.

Podemos definir la autoestima como el amor o consideración que uno tiene de sí mismo, ésta gatilla que la persona proyecte seguridad y no crea en sí mismo al momento de realizar alguna tarea o enfrentarse a una situación de desafío.

Cuando una persona carece de autoestima se refleja en la forma de comunicarse, lo que es letal en una entrevista psicología, en una simple conversación. Al “leer” la postura o la disposición se delata ésta carencia. Hay que cambiar esto debido a que difícilmente una compañía quiere trabajadores con falta de autoestima ya que puede resultar un rasgo muy negativo a la hora de trabajar.

Cuando una persona emprende resultados positivos en su trabajo y comienza  tener seguridad en el área que se desarrolla de manera natural va adquiriendo mayor confianza en su persona, lo que es muy positivo para el desarrollo de la autoestima.

Lo contrario sucede cuando se está viviendo una falta de éxito en algún área de la vida o  carrera profesional,  esto ataca a que la persona vea afectada la autoestima. De igual manera, hay que tener claro que una autoestima baja afectará el éxito en los distintos planos de la vida. Esto puede volverse un círculo vicioso, si no se controla correctamente.

Se debe aprende a manejar la adversidad y los sucesos negativos ya sea en el plano  personal como laboral. Hay que encontrar un equilibrio que tenga como pilar clave el amor propio, la seguridad y el manejo de las capacidades, ya que todo individuo es distinto y debe aprender a conocer qué materias son las que resultan más amigables para sí comenzar a desarrollarlas e ir generando confianza, la cual va de la mano con la autoestima.