28 JUL 2015 | NOTA DE INTERÉS

Jefatura estricta o relajada

Resulta positivo animarse a probar estilos diferentes hasta lograr un buen equilibrio.

 

Al momento de ser contratado para estar al mando de una jefatura se presenta, entre otras interrogantes personales, el estilo de liderazgo que mejor dará resultados ¿será más óptimo para la empresa ser estricto o flexible?  En su gran mayoría los tipos de liderazgo se deben escoger en relación al perfil del personal y tipo de trabajo que se realice (hay grupos de trabajadores muy competitivos y existen otros que se caracterizan por ser muy relajados). 

Es una opción escoger el estilo de liderazgo adecuado según las características de los miembros (de acuerdo a la competencia y motivación de cada uno). Pero el hacer distinción con unos y otros puede crear reales disputas internas y las críticas al mal desempeño laboral como jefe llegará de inmediato a propagarse. 

Se menciona de manera constante la frase que “nunca es bueno ser completamente negro o blanco”, lo que apunta a que los extremos siempre son malos. Resulta conveniente tener una jefatura que mezcle ambos estilos. La técnica que entrega buenos consecuencias es ser estricto con los resultados y flexible con la manera en que su colaborador se comporta. 

Al momento de plantear prospecto y comunicarlos hay que generar compromisos con los trabajadores. En el instante de comenzar a obtener buenos resultados es preciso ser flexible con determinado permisos o requerimientos que los empleados tengan. El instaurar este modo de trabajo hace que se genere un lazo significativo entre el personal y la compañía,  lo que permite que ambas partes salgan ganando, ya que se generan compromisos que hacen más bien a todos los sectores.

Es bueno comenzar hacer el ejercicio con los trabajadores, comenzar de a poco a entregar ciertas responsabilidades que vayan de la mano con flexibilidad a la hora de obtener buenos resultados. La gran ventaja de este modo de conducirte como líder de un equipo estará creando un sello personal en su trabajo, lo que emocionalmente les repercutirá en algo más grato, debido que se estará expresando su individualidad sin perder la meta de equipo.