22 APR 2014 | ARTÍCULO

¿Hasta dónde están sobrevaloradas las ideas?

Una idea, para que sea mucho más que eso ha de rodar y pasar por muchas etapas.

Cortesía / Revista América Empresarial

La frase no es mía, pero la suscribo: “Las ideas están sobrevaloradas”. Aun reconociendo que sin una idea de partida no hay plan que seguir, lo cierto es que una idea, para que sea mucho más que eso -una idea- ha de rodar y pasar por muchas etapas. Igual que una persona necesita  nueve meses de gestación y toda la vida para desarrollarse, una idea también necesita su periodo de incubación, de crecimiento, de maduración, de explosión y, si es necesario, de autodestrucción.

Por eso creo que las ideas están sobrevaloradas. Ahí van los cinco motivos que explican por qué.

1. Una idea sola, aislada, no vale. Para que sea algo más que una idea tiene que tener en su ADN el potencial de algo más grande, de una visión, de un concepto, de un mundo de posibilidades casi infinito (si se permite esa expresión). Pensemos, por ejemplo, en Facebook: lo que surgió como un directorio de universitarios, podría llegar a convertirse en el sistema de comunicación del siglo XXI, en palabras de su creador, Mark Zuckerberg. O pensemos en Red Bull: lo que empezó como una bebida energética, ya tenía el potencial de convertirse en un concepto global vinculado al desafío de los límites.

2. Una idea no es nada sin un plan de ejecución. Para que una idea pase del potencial (por grande que sea) necesita plasmarse en un proyecto concreto. Esto significa definir un cronograma, establecer objetivos e hitos a corto, medio y largo plazo. Significa también definir planes de contingencia (qué pasa si no logró estos u otros objetivos), árboles de decisiones con varias rutas alternativasque seguir y, sobre todo, mucha programación y constancia.

3. Una idea no es nada si no se eres capaz de “vendérsela” a los demás (por lo general a inversores o a tus jefes). Si quieres montar una empresa, a menos que seas rico y dispongas de financiación propia (que no es algo muy común) no te queda más remedio que convencer a otros para conseguir fondos.

4. El primer éxito de una idea  no es encontrar la primera financiación  sino encontrar un modelo sostenible a futuro, definiendo en cada caso los resultados esperados: ingresos, clientes, proyectos, beneficiarios, etc. No será la primera vez que quien tiene una idea y consigue los recursos iníciales, fracasa rotundamente. Se puede fracasar después de haberlo intentado hasta la extenuación. Lo que no se puede es fracasar por pensar que tus primeros recursos son tu primer éxito.

5. Una idea -a diferencia de los diamantes de James Bond- no es para siempre: tiene que ser capaz de transformarse, evolucionar y, si es necesario, autodestruirse a sí misma y permitir su canibalización. Llega un momento en que hay que saber cuándo cambiar el paso y evolucionar una idea y, simplemente, reinventarse. Si no lo haces tú, otros (el mercado o tus jefes) lo harán por ti. Por eso no conviene aferrarse a una idea sin saber que su propia evolución puede llevarte a matarla. Por ejemplo, Kodak registró su primera patente de fotografía digital en la década de los 70 del silo pasado; no tuvieron el plan B para canibalizar su tradicional rollo de película y hoy ya sabemos todos el final del “su idea”.