17 MAR 2015 | NOTA DE INTERÉS

Filantropía en los negocios

En términos simples se puede definir la filantropía, como el amor a la humanidad o al género humano. 

La definición del término filantropía fue desarrollado por Flavio Claudio Juliano (emperador de Roma, 361-363) que restableció el paganismo en su imperio asemejándose a los modelos cristianos: la ejecución de esto tenía un acercamiento a la caridad religiosa.

En los tiempos actuales, la filantropía apunta a las personas o empresas que se dedican a realizar trabajos que van ligados a la ayuda y desarrollo del prójimo, ya sean donativos a organizaciones humanitarias o comunidades. Van en busca de la cooperación y apoyo a un sector de la sociedad o de manera directa a sus trabajadores.

Existen muchas empresas que trabajan con la idea de mejorar la calidad de vida de algunas personas, en diferentes aspectos, permitiéndoles obtener un posible desarrollo. Las empresas que se han dedicado al mecenazgo a través de labores filantrópicas, brindan contribución económica para que otros desplieguen proyectos de crecimiento social.

Algunas grandes organizaciones realizan estas acciones sin especular que su éxito puede llegar a ser tan efectivo que los ingresos percibidos hacen posible el crecimiento y la incorporación de nuevas áreas al interior de la compañía.  

Es un hecho que las empresas son una parte muy importante del mundo social, ya que cumplen un rol fundamental en los distintos aspectos del ser humanos y de la sociedad, contribuyen a que se mueva la economía de una nación, al desarrollo local y global; crean puestos de trabajo, lo que permite obtener recursos económicos a nivel personal y familiar, pero no solamente deben apuntar a los enfoques anteriormente desarrollados, debido a que también debiesen desempeñar un papel social por el que se tiene que reclamar responsabilidad. De esta medida, las empresas forman parte de las relaciones sociales y son visiblemente una parte activa de él.

En el plano de la Responsabilidad Social Corporativa, es habitual que los directivos sean miembros diligentes de la sociedad en la que es parte su organización y no como simples benefactores pasivos.

La filantropía de una empresa, no consiste en realizar donaciones, más bien apunta a relacionarse de manera directa, real y cercana con la comunidad de la forman parte. Existen algunos que se refieren al “Venture Philantropy” o “Ayudas de Contacto”, esclareciendo que la ayuda a la comunidad va más allá que entregar dinero o gratuidad, sino también parte en compartir  conocimientos, experiencias y la relación es directa con las personas. 

En definitiva, la filantropía en las empresas debe ser comprendida como una de las competencias de la Responsabilidad Social Corporativa, donde se deben encontrar prácticas comunes que beneficien a la comunidad y, por ende, a la empresa como parte de ella.