15 JAN 2019 | Artículos de interés

Elementos básicos para crear una tienda virtual.

Las tiendas virtuales son espacios en línea donde se puede realizar compra y venta de productos o servicios.

Estas son una de las herramientas principales del comercio electrónico, pues a través de ellas, las personas pueden acercarse al catálogo de las marcas.

¿Qué se necesita para crear una tienda electrónica? 

Una idea y una estructura. Claro, antes de iniciar la travesía de montar una tienda en línea es necesario saber qué producto o servicio ofrecerás, los valores que te hacen diferente en el mercado y visualizar el funcionamiento que deseas para tu comercio.

Elegir una herramienta para crear tu tienda virtual. Aquí es cuando inician las labores de investigación más meticulosas, pues existen múltiples herramientas para crear tiendas virtuales de manera fácil y rápida. Recuerda tener en mente las necesidades de tu proyecto, pues hay plataformas que servirán para negocios que planean expandirse u otros que manejan negocios pequeños con transacciones limitadas.

Tip: da prioridad a aquellas herramientas que ofrezcan un servicio de seguridad apropiado (Certificados SSL), esto permitirá movimientos confiables y estrechará el lazo entre cliente y marca.

Elegir un dominio y personalizar la tienda. El dominio es esa parte de la dirección (URL, enlace) que hace referencia a tu marca, regularmente coincide con esta última para posicionarla y diferenciarla, así que es importante que pienses en un nombre atractivo y eficiente (que no requiera grandes esfuerzos para buscarse, pronunciarse o comprenderse). De igual forma, podrás experimentar con los diseños que te permita la herramienta: haz pruebas con cada plantilla, modifica aquello que creas conveniente, investiga lo relacionado con diseños funcionales para tiendas online.

Cargar la información en la misma. Una vez listo lo anterior, es momento de colocar la información en la página: crea descripciones concisas y llamativas, emplea fotografías de buena calidad que permitan ver los detalles de los productos. No olvides las características vitales como precios, nombres, categorías, medidas, peso, colores, materiales, accesorios, existencias, etc.

Configurar características de la tienda, métodos de pago y de envíos. Estos detalles son de gran importancia, pues seleccionando las opciones adecuadas, optimizarás el ejercicio de tu tienda. Cada herramienta creadora de tiendas virtuales posee sus propias opciones, asegúrate de conocerlas a fondo para elegir la que mejor se adapta a tus necesidades y a las de tu negocio.

Realiza pruebas. Ya que tengas la información lista y te guste cómo luce el sitio realiza las pruebas necesarias: ¿funciona en diferentes navegadores?, ¿se visualiza correctamente en dispositivos móviles y de escritorio?, ¿las funciones responden como deberían?, ¿la información es verídica?, ¿se pueden realizar pedidos? Si las pruebas son favorables entonces es momento de publicar la tienda para que pueda ser visitada.

• Un plan comercial y de marketing. Ahora resta planear, crear e implementar estrategias de comercialización para promocionarte y causar el impacto deseado en las personas ideales.

Crear una tienda en línea puede ser laborioso, pero también puede rendir grandes frutos en poco tiempo: investiga cuanto puedas para poner en marcha tu negocio en línea lo antes posible.