07 JAN 2014 | NOTA DE INTERÉS

El valor de las Pymes

Cada país posee diversas pequeñas y medianas empresas que impulsan la economía.

El emprendimiento se presenta para muchas personas como la única o más efectiva manera de progresar. Para las naciones que tienen una economía en crisis, la creación de Pymes es una forma cierta de reactivarla. Realmente, desde donde se mire, las pequeñas y medianas empresas son un aporte que van en beneficio de todos.

Una de las características de las Pymes es que cuentan con extensas gamas de giros productivos, comercializadores y de servicios, además poseen la predisposición de ejecutar actividades independientes a las compañías más grandes, lo que genera un giro muy valioso.

Lo que hay que revertir es que, paradójicamente, a pesar de ser un real aporte a la economía, las Pymes no poseen los recursos suficientes para desarrollarse de manera plena, debido a múltiples trabas que deben enfrentar sus dueños al momento de tramitar la obtención de créditos o permisos legales. Por eso, se está al debe con el emprendedor que tiene la disposición de arriesgar capital, generar empleo y activar la económica a raíz de su negocio.

Las Pymes poseen un rol significativo en el proceso del cambio tecnológico, son fuente de actividad innovadora. Si se considera que estamos en un mundo globalizado las oportunidades en el comercio son muchas, pero así también lo es la demanda. Las Pymes son verdaderos agentes de cambio, lo que significa que crean una dimensión de competencia adicional, que no pueden captar las tradicionales y estáticas estructuras del mercado.    

La importancia de las Pymes en la economía se basa en:

·  Son generadoras de fuentes de trabajo.

·  Aseguran el mercado laboral por medio de la descentralización de la mano de obra.

·  Repercuten socioeconómica de manera importante, ya que permiten la concentración de la renta y la capacidad productiva.

·  Muestran mayor adaptación tecnológica y menor costo de infraestructura.

·  Logran economía de escala por medio de la cooperación inter-empresarial, sin tener que congregar la inversión en una sola firma.