16 JUN 2015 | ARTÍCULO

El liderazgo de las mujeres

“Nuestras empresas están cambiando constantemente, todas atinan a afirmar que hay un contexto de transformación muy grande. ¿Quiénes están detrás de esto? ¿Y quiénes podrían venir a marcar la diferencia? Nosotras las mujeres”.

Cortesía / Revista Gana Más

Las mujeres vienen buscando un espacio para enfocar retos, desafíos que les permitan moverse en el ámbito corporativo, organizacional y empresarial. “Nuestras empresas están cambiando constantemente, todas atinan a afirmar que hay un contexto de transformación muy grande. ¿Quiénes están detrás de esto? ¿Y quiénes podrían venir a marcar la diferencia? Nosotras las mujeres”, subraya Silvia Carrillo, directora general de Eco Consultores, empresa de consultoría y desarrollo del talento humano.

Silvia es comunicadora social y periodista en Colombia, con un magister en administración y un postgrado en mercadeo, habló sobre el Liderazgo Femenino en contextos de cambio empresarial, en el XII Foro de la Mujer realizado por la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

De acuerdo a cifras que mostró, el 60% de personas que ingresan a las universidades, en el mundo, son mujeres. El mercado laboral global está compuesto en un 45% por mujeres. Un 22% ejercen una dirección funcional, un 16% se dedica a consejerías o asesorías y solo un 5% son directivas de empresas o CEO. “De acuerdo a la lista de la revista Fortune, de las 500 empresas más importantes y rentables del mundo solo 25 están lideradas por mujeres. Eso es el 5%. Sin embargo en el 98 la cifra era solo de una mujer, lo cual denota que hay un avance”, dijo Silvia.

Señaló que vivimos en un contexto de cambio permanente: organizacional, tecnológico, en las relaciones, de liderazgo, globales, económicos, etc. Estos cambios están relacionados a:

1. El poder de lo humano: si bien el tema del desarrollo de las nuevas tecnologías es muy importante, también hay una reivindicación de ese espacio humano de interacción que permita lograr organizaciones más integradas y vinculadas.

2. Equilibrio de la vida personal y laboral: hace 30 años no se hablaba de esto. Hoy está vigente en cualquier organización. Es la búsqueda de ese equilibrio que muchas veces no se encuentra y que se convierte en una gran lucha.

3. Inteligencia comunicacional para construir vínculos de confianza: hoy no simplemente interesa tener un contacto o conocer a un colaborador, interesa vincularse con él para que se pueda comprometer con la organización.

4. Necesidad de generar conciencia corporativa para soportar transformaciones y cambios: Se tiene que generar colaboradores flexibles, adaptables, que puedan asumir estos cambios.

5. Choque generacional y cultural: en una empresa hay personas de distintos países, regiones, distintas edades, es el día a día y hay que ver cómo se administra e interactúa con esta situación, con visión y responsabilidad compartida y sentida.

6. Innovación como instrumento de competitividad y sostenibilidad: la innovación es un factor fundamental que marca las tendencias de hoy.

7. Redes sociales: que ahora son un aspecto muy importante en las empresas y que hay que saber manejarlas para crear redes verdaderas y sólidas.

Dijo que frente a estos cambios se necesitan organizaciones más horizontales, innovadoras, más flexibles, dinámicas y con un enfoque de mejoramiento continuo. Generalmente los hombres tienen un liderazgo más marcado en los enfoques de derecho y de justicia, mientras que las mujeres son educadas con valores de cuidado y responsabilidad que marcan un estilo de interacción. “La mujer en el hogar es la que cuida, la que escucha, la que está pendiente de todos. Las mujeres vienen del estilo de lo doméstico y con orgullo tienen que llevarlo a sus organizaciones hoy en día. Somos las que lo resolvemos todo, las que entramos a pelear, a armonizar”.

 “Dentro de estos dos tipos de enfoque, en hombres y mujeres, entran dos términos importantísimos: enfoque de liderazgo transaccional y de liderazgo transformacional. Las empresas con las mejores prácticas del mundo, están buscando liderazgos transformacionales porque son los que hacen que otros se movilicen porque tú inspiras, porque te conectas, está fundamentado en valores, en principios y no solo en objetivos que es el liderazgo transaccional”, dijo la especialista.

Mencionó que el término de liderazgo transformacional se creó justamente en un foro internacional de mujeres en el que determinaron algunos rasgos naturales de las mujeres que las hacen aptas para un liderazgo transformacional, sin excluir por ello a los hombres. Estos rasgos se conocen como las 4i:

1. Carisma o influencia idealizada: es el líder que transforma, que conecta, que genera empatía, asertividad, escucha, trasciende, porque tiene la capacidad de proyectarse a los demás.

2. Motivación inspiracional: es un líder auténtico que practica y vive su visión, misión y valores, los conoce y los transmite a su equipo de trabajo y eso es lo que hace que la gente se inspire a través del líder.

3. Consideración individualizada: es el líder que está atento a las necesidades individuales de su equipo, lo conoce y entiende y acompaña en la forma que corresponde dependiendo de lo que requiere.

4. Estimulación intelectual: posibilidad de que sea un líder que escuche, que aprenda a amar las diferencias, que busque crecer en el disentimiento pero de una forma responsable y alturada.