10 JUL 2018 | Artículo de interés

El impacto de los mercados emergentes

Con un importante crecimiento durante los últimos años, los mercados emergentes se han consolidado como una de las grandes oportunidades de la industria.

Y puede ser que en comparación con las economías desarrolladas aún representen un nicho ligeramente incierto; sin embargo, los mercados emergentes han representado gran parte del alza financiera de la última década.

¿Qué entendemos por mercado emergente?

Según la primera definición establecida en los años ochenta por Antoine W. Van Agtmael: “Un mercado emergente es aquel con bajo o medio ingreso per cápita que destaca por un rápido crecimiento económico en comparación con las tasas de economías desarrolladas, que a su vez posee gran potencial para industrializarse, así como posibilidades para impactar a nivel internacional”. Se consideran como tales las naciones ricas en recursos y materias primas que cuentan con una importante inversión extranjera y estabilidad política.

Las características de las naciones emergentes pueden variar de una a otra, pues dependen de sus diferentes desarrollos y reformas, por lo que países económicamente poderosos igual pueden agruparse junto a otros en situación de subdesarrollo por su reciente transición a economía abierta de nivel mundial.

Se espera que 2018 vea un incremento de 3.11% en la economía mundial, produciendo un alza financiera temporal. En tal caso, serán las naciones emergentes las que impulsarán este incremento, sobre todo las provenientes del este de Asia y Pacífico.

Respecto a México, la tendencia dicta que habrá un crecimiento de 2.1% que podría evolucionar a 2.6% para lo correspondiente a 2019 y 2020. Parte de este crecimiento requerirá una visión oportuna para abaratar procesos de fabricación y distribución, así como para motivar diseños innovadores al centralizarse en audiencias de escasos recursos:

Para un empresario, aprovechar las virtudes de estas economías en desarrollo, requiere una planificación concreta y un estudio previo en el que se consideren las distintas posibilidades de éxito-fracaso. Aun así, el crecimiento para estas naciones significa un escenario de competencia comercial inminente; es decir, mayor oferta y oportunidades para los empresarios, usuarios e inversionistas.

Comentar