30 APR 2014 | COLUMNA DE OPINIÓN

El hogar de los Supersónicos ya es una realidad

Los mayores de 40 pasaron muchas tardes disfrutando las aventuras de los Supersónicos, esa caricatura futurista de Hanna-Barbera donde todo funcionaba automáticamente.

Por Sebastián Otazo Muñoz / Electro Industria, EMB

En enero, durante la realización del Salón Internacional de la Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés), la principal feria de innovación y tecnología que se realiza cada año en Las Vegas, Estados Unidos, la empresa Dish -una multinacional de servicios de televisión y satélite- montó una especie de sala de estar en la cual instaló un dispositivo llamado Hooper. ¿Cuál era la gracia? Que este aparato cumplía las funciones de un DVR (grabador de video digital) y que además podía utilizarse para controlar todos los dispositivos de la casa.?? Dicho de otro modo, cuando un usuario de Hooper se encuentra viendo la televisión, con el mismo control remoto puede encender o apagar las luces de la casa, bajar o subir persianas y preocuparse de la calefacción.?Este es apenas un ejemplo de los muchos adelantos que se están produciendo en el ámbito de la domótica, es decir, del conjunto de sistemas que son capaces de automatizar toda una vivienda, permitiendo gestionar de forma energéticamente eficiente, segura y confortable, los distintos aparatos e instalaciones domésticas tradicionales (refrigerador, lavadora e iluminación, entre otros ejemplos).? Como puede inferirse, los beneficios de la domótica son múltiples y lo mejor es que se encuentran “a la vuelta de la esquina”. Una vez que las nuevas tecnologías se masifiquen, ayudarán a la automatización de las tareas del hogar y con ello se introducirán mejoras que pueden estar relacionadas con el ámbito de la seguridad, el ahorro mediante un uso más eficiente de la energía (por electricidad o calefacción) y también de otras tareas cotidianas, entre ellas el riego del jardín, facilitando la vida de los usuarios y economizando un recurso cada vez más escaso, como el agua.

Masificación de la tecnología

Con los avances actualmente disponibles, hoy efectivamente se puede implementar soluciones de domótica en cualquier hogar. Los progresos técnicos han sido de tal nivel y tan acelerados, que no solo han aparecido múltiples tecnologías que conducirán hacia los hogares inteligentes, sino que también están bajando los costos de implementación de dicha tecnología. Por otro lado, la masificación de Internet y de los dispositivos móviles o portátiles (entre ellos los tablets y smartphones) permiten que el costo inicial de la implementación de los sistemas no sea tan elevado. Sin ir más lejos, en este momento existen múltiples actividades cotidianas en las cuales es posible evolucionar hacia una automatización.

Como ya señalamos, se pueden controlar las luminarias del hogar (con encendido programado o remoto) y manejar de forma presencial o remota el riego del jardín, pero, además, existen softwares que abordan problemáticas como el de la seguridad mediante alertas de intrusión remotas (avisan al celular), revisión de las cámaras del hogar y encendido automático de componentes eléctricos para simular presencia, entre otros.??Aparte de las mencionadas, hay soluciones que permiten controlar a distancia cortinas o persianas electrónicas, sistemas de alerta médica (en caso de que alguna enfermedad obligue a una persona a estar conectada a una máquina) y para el uso de energías alternativas (como la solar o eólica). Y por cierto, están las tecnologías de gestión multimedia, con las cuales una persona puede llegar a tener ambientes de audio y video personalizados.

Un ejemplo práctico

Una evidencia de lo cerca que estamos de la masificación de sistemas de automatización es que Samsung pretende integrar sus televisores, electrodomésticos y dispositivos móviles en una sola plataforma. La idea del gigante coreano es que una única aplicación gestione absolutamente todo, sincronizando celulares, aparatos de línea blanca y cualquier electrodoméstico a través de la nube. ?? Todo ello, comandado por la voz. Por ejemplo, el usuario podrá indicarle a su teléfono móvil “salgo” y el “cerebro” se encargará de apagar las luces y diversos equipos de la casa para ahorrar energía. Y una vez fuera de ella, se podrá ver lo que sucede en su interior gracias a las cámaras que se hayan desplegado.?? Lo mejor de todo es que los costos asociados no son tan altos para la mayoría de las opciones, gracias a la masificación de los dispositivos. Claro que, para llegar a tener una casa completamente automatizada, las personas tienen que considerar qué es lo que buscan para su hogar y de ese modo podrán determinar la tecnología con la que deberán contar y el precio de la misma.??En todo caso, el precio no frenará el avance de la domótica. Se espera que a mediano plazo los sistemas no serán una opción, sino que parte integral de cada hogar. Así, cada vez más dispositivos tendrán la opción de integrarse a las viviendas con soluciones de domótica, generando casas inteligentes donde lo único que faltará, de momento, será la nana robot de los Supersónicos.