11 MAY 2015 | NOTA DE INTERÉS

Efectuar un despido

La situación de destituir de un cargo a un empleado es algo complicado, por eso lo ideal es tener un conducto regular al cual acudir.

Toda persona que tiene una empresa o un personal a cargo debe estar consciente que en algún momento tendrá que decidir e informar a algún trabajador que debe dejar el puesto que ocupa, lo cual es un situación muy incómoda y compleja, ya que nunca es grato entregar esa información, como tampoco es agradable tener que recibirla.

Si bien es una situación complicada, es un mal necesario que debe ser justificado sobre razones sólidas que vayan a un mejoramiento de la compañía. Al ser una situación desagradable a la que nadie se acostumbra, es importante afrontarla de manera serena, siguiendo un canon protocolar.

Si la persona que se despide no da con el ancho del puesto, es bueno realizarle distintos llamados de atención, con anterioridad, dándole a entender al profesional que no está cumpliendo con su trabajo o informándole de que su nivel de desempeño no es el esperado, de esta manera al instante de ser informado del despido no lo tomará por sorpresa y estará más que claro sobre las razones de la destitución.

Los expertos aseguran que al momento de entregar la información de un despido debe ser realizada por el jefe directo, siendo también recomendable que éste presente un encargado  de recursos humanos para que informe de los distintos puntos de interés, y a la vez ejerza de testigo.

Siempre se deben tenar las razones del despido, ya que la persona pedirá los motivos de la decisión, en este punto hay que ser muy cuidadoso con los que se dice y la manera en que se expresa. No es bueno ahondar mucho en los puntos, sino que lo mejor es hacer una conclusión de la decisión

Los despidos pueden conllevar malas reacciones por parte del despedido y del entorno de trabajo que no le puede parecer la decisión. Sí la persona se altera más de la cuenta lo correcto es usar la psicología y calmar la escena, nunca entrar en una discusión. 

La última tarea que se debe realizar es comunicar sobre el despido al resto de los trabajadores antes de que avancen los rumores. Es recomendable reunirlos y explicarles breve y objetivamente las causas de la decisión. De esta forma se evita una impresión de injusticia, a la vez se puede aprovechar para explicar las líneas de actuación y método de trabajo que se esperan.