15 MAY 2015 | NOTA DE INTERÉS

Disfrutar el trabajo

Es la clave para hacer las tareas de manera correcta, ya que la motivación y la buena disposición se dan de manera natural al momento que se adora la labor realizada.

Algunas personas desde que nacen sienten un cierto rechazo a las autoridades, ya sean éstas de tipo familiar o social, justo en el momento que se comienza a solucionar el problema de autoridad que se experimentaba se inicia otro proceso de direccionamiento y es en el ámbito laboral. Cuando la persona está en un entorno agradable, donde sus funciones son definidas y se retribuye de buena manera el trabajo realizado, se experimenta una agradable sensación que es el amor a lo que se hace.

Se da de manera constante, el hecho que muy pocas personas se asumen felices y amantes de su trabajo, es más, cuando se les pregunta qué sienten al pensar en sus labores, sus respuestas contienen más puntos negativos que positivos. Estudios indican que cuando una persona ama lo que hace es más productiva y tiene una grata disposición.

Es fundamental en un trabajo hacer funciones que sean del agrado, ya que entrega estar cómodo otorga un nivel de motivación que prevalece a la hora de conseguir los objetivos diarios. Si una persona hace sus labores de mala manera, todo será más lento y poco prolijo.

Frente al buen escenario en términos de condición de trabajo, se crea una buena garantía de estabilidad, brindando mayores posibilidades de progreso. Asimismo, las compañías que quieran prosperar, cuidan sus recursos humanos positivos, debido que saben que es uno de los pilares del éxito.

Los empleados felices se sienten completamente identificados con la empresa, como si fuera parte de ellos y enfrentan los problemas de buena manera, no se quejan de su trabajo; a pesar de haber tenido muchos inconvenientes tratan de resolverlos dando lo mejor de sí para tener excelentes resultados.

Existen algunos aspectos en los que se puede trabajar para comenzar a amar el trabajo:

Ver el trabajo como un crecimiento profesional que incide de manera directa con un avance personal.

Definir retos que hagan del trabajo un medio, no un fin.

Analizar el día y determinar qué tareas se disfrutan y cuáles no.

Encontrar el valor en lo que se hace.

Expandir el interés.

Tratar de hacer el lugar de trabajo un lugar divertido.