09 JUL 2015 | ARTÍCULO

Desafíos del embalaje

La creación de canales de distribución para el creciente negocio de las compras online se ha tornado un desafío mayor para la industria del retail y abre un desafiante mercado al packaging.

Cortesía / Electro Industria 

Uno de los principales actores de una logística que asegure que los despachos lleguen a tiempo y en buenas condiciones, son los envases y embalajes, tanto así, que el éxito del negocio puede depender de esta cadena. Las cifras de ventas por canales online aumentan en todo el mundo y estas abarcan desde productos perecibles, farmacéuticos o flores (gran negocio para el Día de los Enamorados para las empresas de courier y de transporte aéreo) que pueden requerir cadena de frío, hasta productos frágiles y productos muy voluminosos.

En Estados Unidos la venta online representa un mercado de US$155 miles de millones, y uno de cada tres adultos dice comprar alimentos regularmente por esta vía; lo mismo sucede en Alemania en cuanto a prendas de vestir. En China, el mercado del retail online ha crecido más del doble en los últimos tres años (alibaba.com es uno de los más grandes despachadores vía correo normal o courier en el mundo). Y Chile no se queda atrás. En la última década, las ventas por Internet se multiplicaron 21 veces y en el último CiberDay, que se realizó a fines de mayo, las ventas alcanzaron US$66,5 millones, superando en 55% el registro de la versión 2014.

En este escenario, si bien las ventas online son lideradas por viajes y servicios de turismo, le siguen bienes durables (tecnología y línea blanca), muebles, vestuario y calzado, segmento que está tomando fuerza. Para la multitienda París, primer retailer chileno en operar ventas online (1999), en 2014 dicho canal habría representado el 5% de sus ventas, abarcando desde electrodomésticos y muebles hasta vestuario, calzado y deporte, lo que da una idea de la versatilidad de tamaño de los productos que requieren distribución y transporte.

Aunque existen distintos canales de distribución, los couriers -especialmente dentro de cierto rango de dimensiones/ peso y urgencia- son los de mayor contratación en algunos países, como Estados Unidos, Europa y Chile.

Principales materiales y formatos de los couriers

Las empresas de couriers tienden a manejar formatos estandarizados de embalaje, con el objetivo de optimizar su logística. Su principal oferta son cajas y bolsas de dimensiones reguladas para consolidar cargas en sus empaques de distribución y containers asociados a los medios de transporte (camiones, flete aéreo, trenes, barcos y vehículos que entregan a domicilio), por lo cual el usuario deberá asumir un embalaje genérico entre tubos, bolsas, bolsas acolchadas con burbujas y sobres irrompibles y resistentes al agua, sobres de cartulina y cajas de cartón corrugado. También existen formatos especiales para productos que requieran aislación especial de frío, contaminación o sospecha de infección. El peso también está limitado según el formato.

Hay empresas que ofrecen el servicio de ensayos de caída, compresión y vibración, para empaques testeados para su desempeño bajo manipulación física y mecánica, destinados a comprobar si son capaces de aguantar las solicitaciones del transporte, climas y manipulación por máquinas en las líneas de pick and place, ordenamiento, sistemas de manipulación de los medios de transporte e intermodal y condiciones de las respectivas rutas. Todo ello con el objetivo de que el encargo llegue de forma segura, en el tiempo contratado, y en excelentes condiciones, y sin mayor atención a la “seducción del empaque”.

Entre las soluciones desarrolladas a pedido por algunas empresas, se encuentran cajas para flores de alturas variables y empaques con acolchonamiento para computadores portátiles, embalajes para productos peligrosos y médicos bajo regulaciones y normas vigentes.